La suerte de Gramsci en América Latina confirma que sigue siendo un referente actual

Galería

Mario Hernández Entrevistamos a los marxistas Daniel Campione (Argentina) y “Tonino” Infranca (Italia) para recordar a Gramsci en el 80 aniversario de su fallecimiento Mario Hernández: Se han cumplido 80 años de la desaparición de Antonio Gramsci, sé que sos … Sigue leyendo

Rebelion. Trabajadoras domésticas de la India maltratadas y desaparecidas en el Golfo

Galería

Esta galería contiene 1 foto

Tras haber sido atraídas con falsas promesas a los países del Golfo, muchas trabajadoras domésticas indias desaparecen allí cada año. Y no a todas ha podido encontrárselas. “Un día estaba comiendo y no oí que me llamaban. Perdieron la paciencia … Sigue leyendo

¿Por qué China debe seguir apoyando al gobierno del presidente Nicolas Maduro?

Días atrás tuve el desagrado de leer un pésimo artículo publicado por el tan criticado medio estadounidense The New York Times (NYT), escrito por Daniel Lansberg-Rodríguez bajo el título “La salida del dragón: por qué China debería abandonar a Maduro a su suerte”*. Para pena de los pensantes lectores de ese medio, quienes prefieren dejar de lado las pasiones y diferencias ideológicas en pro de la seriedad y produndidad de los análisis políticos, y para desgracia nuestra, quienes seguimos empeñados en buscar vida inteligente en la derecha venezolana y latinoamericana, éste escrito deja mucho que decir de un supuesto “ilustrado”, “pensante” de la burguesía pro estadounidense, graduado en importantes universidades como Carleton, Chicago y Harvard, además, profesor adjunto de la Kellogg School of Management de Northwestern University, porque destila incomprensión de la realidad Latinoamericana y mundial, insana manipulación, rabia, intolerancia, amenazas contra los insumisos al imperio. No se equivoca el xenofobo presidente estadounidense Donald Trump cuando dice que “las cadenas CNN, BBC y NYT son parciales, deshonestos y enemigos del pueblo”, solo agregaría que también lo son a sus tarifados e irresponsables columnistas.

Daniel Lansberg-Rodríguez inicia su escrito en el NYT con una banal manipulación de la realidad y la historia cuando dice “Pobre Venezuela, tan lejos de Dios y tan cerca de la República Popular de China”. El “emérito” columnista quiso lucir originalidad y astucia al parafrasear una expresión atribuida al general y presidente mexicano Porfirio Díaz, pero que realmente perteneció al nacionalista abogado e historiador de ese país Nemesio Garcia Naranjo (1883-1962), quien en descarga contra el agresivo invasor estadounidense dijo “Pobre México, tan lejos de Dios y tan cerca de Estados Unidos”. De entrada, Lansberg-Rodríguez pretendió manipular la historia y cobrar indulgencia con escapulario ajeno para desprestigiar al gigante dragón rojo y decirnos, en otras palabras, que China es la nueva maldición para la región porque vine a retomar el legado de agresión de Estados Unidos.

Todos los economistas y analistas serios, inteligentes, estudiosos están conscientes que al sistema capitalista mundial atraviesa por grandes dificultades imposibles de subsanar bajo las mismas armas del sistema. Economistas Premios Nobel como Angus Deaton (2015) quién dijo “que la crisis están creadas para beneficiar a los ricos”; Paul Krugman (2008) quien reconoció que “las acusaciones de “socialismo” no asustan tanto como la sensación de que el sistema (capitalista) está colapsando”; y Joseph Stiglitz (2001) quién a raíz de la crisis financiera desatada en 2008 admitió, también, “el fin del fundamentalismo de mercado”, todos coinciden, de cierta forma, en que la crisis o colapso del sistema económico mundial capitalista ha profundizando las desigualdades sociales y provocado importantes en todos los órdenes: geopolíticos, ideológicos, sociales, hasta culturales en todas partes. Ningún país ha estado exento de ella, mucho menos un país monoproductor (petrolero) y dependiente, sin soberanía tecnológica ni alimentaria (importación de productos de primera necesidad) como lo es Venezuela.

Cuatro años continuos de caída de los precios del petróleo y encarecimiento mundial de los productos importados, de guerra especulativa y su impacto directo sobre una estructura económica construida en base a una renta petrolera muy disminuida, con grandes subsidios en la economía nacional, terminó provocando en Venezuela lo que muchos no dudan en definir como: colapso económico. Sin lugar a dudas, el 2016 significó el año más caótico que tuvo que enfrentar el pueblo venezolano y el gobierno asediado del presidente Nicolás Maduro, que pese, también, al bloqueo financiero motivado por las calificadoras de riesgo, el Estado venezolano pudo honrar “de manera meticulosa”, tal como lo reconoce Lansberg-Rodríguez en su escrito, todos los compromisos adquiridos con los bonos soberanos y de su estatal petrolera PDVSA. Venezuela hizo un enorme sacrificio en pagos de más de 10 mil millones de dólares a sus acreedores de bonos, buitres que pretendían demandar al país, pero también reduciendo, y en ocasiones sincerando, las importaciones cuyo irremediable impacto negativo sobre el marcado nacional se sintió con la escasez de varios productos esenciales para la dieta del venezolano y los medicamentos importados.

El columnista reconoce en el presidente Maduro una “voluntad, casi sobrehumana, para seguir pagándole a sus acreedores mucho después de que la mayoría de los países se habrían rendido“, con estas palabras evitó utilizar otras expresiones que pudieran comprometer su posición política contraria, porque en lugar de hablar de “voluntad sobrehumana”, pudo emplear “responsabilidad”, “seriedad”, “racionalidad”, etc. Sin embargo, también reconoce que pagar oportunamente los compromisos estuvo “basado en un cálculo” que pudo evitar mayores desastres en la economía nacional por las grandes demandas que el impago habría motivado, hasta un posible bloqueo internacional con consecuencias inimaginables.

Pero Lansberg-Rodríguez lamenta que China se haya convertido en el soporte “benefactor oriental del chavismo” que hizo posible que Venezuela pudiera honrar sus compromisos, ignorando por completo el apoyo también recibido de otros países amigos. Es aquí cuando el autor pretende meterse en aguas más profundas para darnos un rápido y superficial análisis geopolítico que pueda explicar el interes de China por Venezuela. Nos cuenta el “ilustrado” Lansberg-Rodríguez que:

El romance de China con el Chavismo comenzó bajo el gobierno de Hugo Chávez. En 2001, Venezuela fue el primer país hispanoamericano en consolidar una “alianza de desarrollo estratégico” con China, relación que fue ascendida a “alianza estratégica integral” en 2014. Desde entonces China le ha prestado a Venezuela unos 60 mil millones de dólares (deudas principalmente reembolsada con petróleo), y estableció una compleja operación de financiamiento que abarca más de 600 proyectos de inversión. A cambio, las empresas Chinas han recibido acceso preferencial al mercado venezolano, así como lucrativas concesiones de infraestructura y manufactura. El flujo de los bienes chinos a Venezuela ha crecido exponencialmente; de menos de 100 millones de dólares en 1999 a 5,7 mil millones de dólares en 2014, sin contar ciertas compras gubernamentales como satélites y cargamentos de armas”.

Tampoco deja escapar lo que para muchos analista es lo más importante en las relaciones bilaterales. Lansberg-Rodríguez toca de forma muy somera la relación de la afinidad política entre ambos países en los tema de soberanía nacional y la construcción de un orden mundial multipolar sin “intervencionismo imperialista” (-las comillas son de Lansberg-Rodríguez-), también la necesidad del gigante chino de garantizar con Venezuela su multiplicidad de abastecimiento de recursos energéticos (petróleo) necesario para el crecimiento de su economía y la natural búsqueda de nuevos mercados para la exportación de capitales y mercancías desde China que se dispone a través de las alianzas de Venezuela con el Caribe, centro y suramérica.

El criticado columnista del medio NYT reconoce también que Venezuela ha desempeñado el papel de interlocutor, especialmente “frente beneficiarios pequeños de sus programas internacionales de subsidios petroleros en Centroamérica y el Caribe” (PetroCaribe), lo que permitió su posicionamiento en la región con programa de inversión y banca lo que según Lansberg-Rodríguez estaban ” diseñadas para excluir a Estados Unidos”. El articulista pretende hacer creer que todo se trata de un plan maestro de “conquista” para aislar a Estados Unidos de la región. China sería hoy una especie de demonio “malvado” que se apoya en una “dictadura caribeña” (Venezuela) para expulsar a los “buenos” Estados Unidos de su histórico “patio trasero”. Y para mayor descaro, trae la cita de un periódico panameño que no menciona, pero que había titulado una de sus portadas con “Adiós Tío Sam… hola Tío Chang”.

Es aquí cuando pierde completa cordura el catedrático autor para asomar su estúpida amenazas contra China, manifestando que ante un posible colapso del gobierno de Maduro “Algunos líderes de la oposición resienten que China sea el principal patrocinador del régimen (…) Lo que está en juego es más que la deuda. Bajo un gobierno de oposición, China también corre el riesgo de que le nieguen acceso al mercado o de perder proyectos de infraestructura y desarrollo. Algo similar le ocurrió a China a principios de la década en Libia. Al no cortar su apoyo a Muamar Gadafi, el gobierno chino se vio vetado para invertir en la Libia post-Gadafi” . Acto seguido lanza una amenaza contra los ciudadanos chinos recientes en Venezuela: ” En Venezuela, un brote de saqueos en diciembre, que al parecer tenían como objetivo a los propietarios de negocios chinos en el interior del país,, evocó de manera espeluznante los últimos días de la era del dictador libio, cuando 35.000 ciudadanos chinos tuvieron que ser evacuados de ese país y se perdieron miles de millones de dólares en inversiones chinas. Al seguir apoyando al régimen Chavista de manera indefinida, China está repitiendo los mismos errores cometidos en Libia”.

La rabia del autor se manifiesta en la miseria de su análisis que perdió completamente la seriedad y objetividad cuando pretendió intimidar a China siendo promontorio de un futuro de desgracia en Venezuela similar a la ocurrida Libia, provocada por la intervención de la OTAN que apoyó a grupos terroristas y bombardeó a las fuerzas del Estado libio, y cuyas consecuencias de caos, destruccion y muertes todavía las sigue padeciendo su pueblo. Una comparación de hechos nada inteligente para ahuyentar al dragón rojo de Venezuela y de toda la región.

China ha sabido jugar inteligentemente. Está consciente del liderazgo que juega Venezuela en la región, pese a los cambios ocurridos en Argentina y Brasil y a la caída de los precios del petróleo que hoy tienden a recuperarse. El gobierno del Comandante Chávez logró construir profundas relaciones de amistad y solidaridad con los pueblos del caribe, centro y suramérica que a pesar de haberse resentido en los ultimos 3 años con la caída de los precios del petróleo, el gobierno del presidente Maduro ha hecho importantes esfuerzos para mantenerlos y dinamizarlos en nuevas áreas.

Venezuela ha estado presente en la región caribeña brindando su ayuda amiga y solidaria, allí dónde los capitales estadounidense sólo saben de rentabilidad en sus negocios o simplemente se han escabullido en el pasado buscando mejores mercados en otros continentes y mayores tasas de ganancia. China no intenta explusar a Estados Unidos de la región, sino que ésta última la ha venido abandonado a su propia suerte. La ausencia de los capitales estadounidenses, el abandono de la región fue cubierta, en parte, por Venezuela, y hoy con mucha mayor fuerza y posibilidades, por China.

Los sabios estrategas chinos saben que Venezuela tiene muchas posibilidades de recuperarse, posee un pueblo joven, muchos recursos naturales y un mundo de fuerzas productivas por desarrollar; y que además de compartir varios aspectos y visiones políticas con China, posee un gobierno que está resuelto a resistir y se preocupa por honrar todos los compromisos internacionales. Por otro lado, entiende que el mercado de los precios del petróleo no seguirá a la baja por mucho tiempo, sino que tiende a recuperarse, lo que tendrían impacto positivo directo sobre la economía venezolana, y la geopolítica regional. El Estado venezolano tiene hoy como reto aprender de las duras lecciones de cuatro años de crisis generada por una economía rentista, y la guerra económica de los capitales parásitos venezolanos, para transformar definitivamente ese modelo.

Si el gobierno venezolano logra atravesar las tormentas de dificultades económicas, y vencer en la guerra impuesta por la burguesía parásita del país, transformando la estructura económica rentista dependiente del país en una nueva economía productiva, tendría garantizado la estabilidad política y continuidad en el Estado por mucho tiempo. Pero en el supuesto que no lograse sobrevivir a los embates, tampoco un “posible” gobierno de la derecha podría sobrevivir por mucho tiempo a la crisis rentista sin el apoyo económico del dragón rojo. Lansberg-Rodríguez parece ignorar la realidad que Estados Unidos no tiene nada que ofrecer a la región, sino quitar. No tiene más interés en la región que sus recursos naturales, y la actual administración de Donald Trump prioriza en la política “America first”, “in door” que promueve reconstruir su economía muy golpeada por la globalización, revisar o eliminar los Tratados de Libre Comercio (TLC) para hacer que vuelvan las industrias estadounidenses a su país de origen. Además, intenta ocultar la importancia de China, que tiene mucho que ofrecer a la región exportando capitales, que en los últimos años ha ejecutado grandes inversiones en obras civiles y productivas que van más allá de las meras inversiones en las áreas extractivas de recursos naturales en Venezuela y toda la región; inversiones que no dejan de asombrar a las autoridades y expertos de la CEPAL**.

Los estrategas del gran país asiático se distinguen por la paciencia, confianza, profundidad y una visión más completa de la realidad geopolítica regional y mundial, de lo que carece Daniel Lansberg-Rodríguez, y nunca podrá entender. Pedirle a China que abandone a Venezuela a su suerte y salga de la región es como pedirle que se debilite, se aisle, se suicide y se abandone así misma a su suerte. Es realmente estúpido. La estrategia inteligente, la sensatez es la razón que explica el empeño del gobierno chino de apoyar la transformación económica de Venezuela y de la región.

Fuentes:

* Artículo publicado por el NYT

http://www.nytimes.com/es/2017/02/16/la-salida-del-dragon-por-que-china-deberia-abandonar-a-maduro-a-su-suerte/?smid=fb-espanol&smtyp=cur

** Inversiones Chinas en la región

http://www.cepal.org/es/noticias/destacan-gran-potencial-inversiones-chinas-sector-infraestructura-america-latina-caribe

https://www.rebelion.org/noticia.php?id=223253

¿Hacia dónde va Pakistán?

El atentado del último jueves revindicado por el Daesh, que opera en Asia Central, también conocido como Wilayat Khorasan contra el mausoleo sufí más importante del país, con 800 años de antigüedad en memoria del santo Lal Shahbaz Qalandar en Shewan en la provincia Sindh, en el sur de Pakistán, dejó por lo menos 88 muertos, 343 heridos, 76 de ellos de gravedad por lo que el número de muertos puede aumentar.

El ataque fue perpetrado por un suicida que tras arrojar una granada que no llegó a explotar, hizo detonar el chaleco explosivo que llevaba puesto, en el momento del rezó donde se habían convocado más de 500 personas, ya que es el jueves el día en que los sufís celebran sus rituales más importantes.

A pesar del ataque los devotos llegaron otra vez al santuario al amanecer del viernes, con sus habituales naqqara (tambores batientes) para completar su danza sagrada, al son de los dayereh y daf sus tambores sagrados.

No es ninguna novedad que los santuarios sufíes, sean blanco del integrismo wahabita, ya que a ellos acuden también chiís, suníes, sikhs, cristianos y budistas, en su mayoría agricultores y trabajadores pobres.

En junio último el popular cantante de qawwali (música devocional sufí que alaban a Dios, al Profeta y a Alí, el primer imam del chiismo, además de otros santos sufíes), Amjad Sabri, fue asesinado en Karachi, por un comando del grupo Hakimullah Mehsud, componente del talibán pakistaní. Integristas wahabitas atacaron el santuario del poeta sufí Rahman Baba del siglo XVII en las afueras de Peshawar. En noviembre último un ataque suicida produjo 52 muertos y más de un centenar de heridos en el templo Shah Noorani, en el distrito Khuzdar en la provincia de Beluchistán. Desde 2005 más de 25 santuarios sufíes han sido atacados en todo el país.

El integrismo wahabita, donde abrevan organizaciones como al-Qaeda, Daesh y el Talibán, consideran takfir (herejes) a todo aquello que no se apegue estrictamente a la interpretación del Corán que ellos hacen. Y es justamente el sufismo, muy popular en el todo el sur de Asia, que practica la versión más tolerante del sunismo y podría ser considerada como punto de convergencia entre las dos grandes ramas del islam.

Quienes acuden a un dargah (santuario construido sobre la tumba de un santo), como lo justamente el templo atacado el jueves Lal Shahbaz Qalandar, donde todos practican el rito de dhaga atar hilo rojo en las ventanas o pilares de los santuarios como ofrenda y procuran taweez o amuletos. Los santuarios se han convertido en espacios de introspección, en la que tanto pueden participar hombres como mujeres, salteando el purdah la estricta norma que segrega de las mujeres, en ceremonias como el dhamal o dhikr una danza que lleva al trance, acompañados por timbales, tambores y canciones en cuya repetición rítmica del nombre de Dios o sus atributos, llevan al paroxismo, como los conocidos bailarines derviches. Algunas de estas canciones Algunas canciones hacen referencia explícita al pluralismo religioso y la tolerancia.

Los dargahs sufíes del sur de Pakistán se contraponen a los oscuros principios del wahabismo, ya que son un símbolo del sincretismo de la región, donde se mezcla al Islam con las culturas locales. Y fueron los poetas filósofos sufí consiguieron la gran difusión de Corán en el sur del continente.

El ataque contra el templo sufí, fue el sexto de la semana que totalizaron cerca de 120 muertos.

En la ciudad de Lahore, un ataque similar había dejado 14 muertos, mientras que en la provincia de Beluchistán, el mismo jueves fueron asesinados tres policías.

La respuesta de Islamabad, no se demoró y practicó intensos ataques con artillería y bombardeos aéreos sobre la frontera con Afganistán, los sectores pakistaníes que se conocen como “territorios tribales” y las provincias afganas de Nangarhar y Kunar, donde según informes de la inteligencia tanto norteamericana como pakistaní existen campos de entrenamiento de integristas, a los que le produjeron más de un centenar de bajas.

Kabul, ha denunciado que en los ataques murieron varios civiles inocentes. Otros lugares como en Sindh y en el paso Khyber Pakhtunkhwa, los extremistas fueron atacados por grupos paramilitares ranger y la policía, sin que se conozcan el número de bajas.

Pakistán entregó a las autoridades afganas una lista de 72 terroristas que se encuentran en sus territorios y de quienes exige la inmediata detención. Además, como ya lo había hecho en junio de 2016, cerró los dos principales pasos fronterizos Chaman y Torkham, vitales para la endeble economía afgana, ya que por allí llega al puerto pakistaní de Karachi la producción de frutas y verduras que exporta. Estos pasos se mantendrán cerrados por tiempo indeterminado, incluso para peatones. Y la orden de Islamabad es abrir fuego contra cualquiera que pretenda cruzarla.

La tensión política entre Kabul e Islamabad va en aumento, tras las acusaciones cruzadas de dar acogida a grupos extremistas. Islamabad acusa a Kabul de albergar organizaciones como Jamaat-ur-Ahrar (JuA), una de las tantas que han jurado fidelidad al líder del Daesh, el califa Ibrahim. Mientras que Kabul protesta de la presencia de talibanes en diferentes zonas fronterizas con Pakistán.

La tensión se acrecienta por la presencia en Pakistán de un 1.5 millón de refugiados afganos, de los 5.3 millones que llegó a haber durante la guerra soviética, sumados al interregno talibán y la invasión norteamericana. Además en la actualidad hay otro millón de afganos indocumentados. Desde el 2014 el ejército pakistaní lleva a cabo la operación Zarb-e-Azb con epicentro en la provincia de Waziristán del Norte, prácticamente un santuario terrorista donde es notoria la presencia de extranjeros provenientes principalmente de las ex repúblicas soviéticas como Uzbekistán, Tayikistán o Turkmenistán.

La venganza de la historia.

Fue la dictadura del general Muhammad Zia-ul-Haq, la pieza clave para que Pakistán se convirtiera en 1979, en el gran “portaviones” norteamericano que abasteció de armas, comunicación y víveres a los muyahidines afganos. Por lo que finalmente pudieron vencer al ejército soviético.

En este engendro de asistencia anticomunista, Arabia Saudita, jugó un papel preponderante, no solo aportando miles de millones de dólares, mercenarios sino que también Riad regó Pakistán de las oscuras madrassas (escuelas coránicas) que durante la guerra convirtieron a sus miles de estudiantes (talib) en combatientes que enfrentaron a Moscú, entrenados y armados por la CIA.

Esto es lo que finalmente dio como resultados la aparición del Talibán, y otras organizaciones wahabitas como al-Qaeda y casi 20 años después Estado Islámico.

Fueron esas madrassas wahabitas, donde se suele escuchar “si matas a un chií, matas a 10 kafirs (infieles)”, donde germinó el terrorismo que hoy ataca desde California a Yakarta, y que asolan Pakistán, Afganistán, Siria e Irak, fundamentalmente.

El wahabismo se opone a la “cultura del santuario” como la que tienen tanto chiíes como sufíes. Ellos ven la adoración de una tumba, un acto de apostasía, que puede alejar a los fieles de la fervor a Allah.

Arabia Saudita, cuna y epicentro del wahabismo, en 2014, propuso destruir la tumba del mismísimo Profeta Mahoma, plan que permanece suspendido por temor a la reacción del resto de los musulmanes.

Por su parte Islamabad, es responsable directa del accionar wahabita, ya que ha operado durante años como santuarios de los Talibanes y al-Qaeda recordemos que Osama bin Laden fue encontrado en la localidad pakistaní de Abbottabad y líder talibán afgano Mullah Akhtar Mansour, fue muerto por un dron norteamericano cuando se desplazaba libremente en el área de Dalbandi en la provincia de Beluchistán, en mayo pasado.

Islamabad, acusa Kabul de tolerar los santuarios terroristas, mientras que responsabiliza a Nueva Delhi de financiar estos grupos y boicotear así los millonarios planes de inversiones chinas en el país, al tiempo que dice también India financia a los grupos separatistas de Beluchistán.

Aunque esta situación es compleja, les sigue sirviendo a los militares pakistaníes para conservar su omnímodo poder tras la creación de un imponente complejo empresarial, industrial e inmobiliario.

La crítica situación Pakistán se complica, además con la indefinición de los sardars o jefes tribales, que expectante esperan un resolución de la crisis antes de tomar una posición, que los podría acercar a las organizaciones terroristas.

Mientras que a fin de mes se cumple un año de la ejecución de Mumtaz Qadri, un militante wahabita condenado por el asesinato del gobernador de Punjab, Salmaan Taseer, ejecución que produjo grandes disturbios, por lo que se espera se repitan en estos días.

Pakistán, se debate en las tormentas que supo fabricar para otros y hoy se abaten contra sus propios intereses.

Guadi Calvo es escritor y periodista argentino. Analista Internacional especializado en África, Medio Oriente y Asia Central. En Facebook: https://www.facebook.com/lineainternacionalGC.

https://www.rebelion.org/noticia.php?id=223157

Decir que Trump inventó las deportaciones es falso

James Petras – La Haine
Todos los Demócratas que apoyaron las deportaciones durante 8 años ponen el grito en el cielo, pero hubo más de 2 millones de inmigrantes expulsados por Obama

Análisis de James Petras en CX36, 13 de febrero de 2017. Escuchar: http://www.ivoox.com/analisis-james-petras-cx36-audios-mp3_rf_16980820_1.html

Hernán Salina: California ha sido noticia en esta jornada por masivas evacuaciones que hubo que realizar por el riesgo de una presa, Petras. Comencemos por ahí si le parece.

JP: Sí, podríamos empezar tratando de entender lo que está pasando. Porque las noticias hablan de la presa rota porque ha llovido mucho y hay mucha nieve en la montaña. Pero eso no explica por qué está tan rota, no hay condiciones para retener las aguas.

Tenemos que analizar de fondo el deterioro de la presa y los problemas que tenemos con toda la infraestructura del país. Los ferrocarriles siempre tienen accidentes, los oleoductos, los puentes y demás obras. Dicen que necesitamos por lo menos U$S500.000 millones para poner las cosas en condiciones favorables.

¿Y por qué no nos hemos fijado en los problemas? Porque los gobernantes, Bush, Obama, han gastado todo el dinero en las guerras, las 7 guerras que hemos lanzado en todo el mundo más los apoyos a Wall Street durante la crisis, que regalaron más de U$S 900.000 millones tratando de resucitar a los bancos.

Tenemos que decir que por falta de compromisos con la obra pública tenemos este problema que encontramos ahora frente a las tragedias y las actividades criminales en relación con la infraestructura.

El origen dicen que es la naturaleza, pero los efectos vienen por la falta de inversiones y las otras prioridades que tienen los sucesivos gobiernos. Ahora Trump dice que va a modificar la infraestructura, hay que ver.

HS: Y en este caso estamos hablando de que hubo que evacuar a centenares de miles de personas de varias ciudades.

JP: Sí, la gente busca lo que puede. Otra vez tenemos que enfatizar que el gobierno no tiene programas de defensa civil, no tienen organizado el transporte, cada cual tiene que salir de su casa como puede, tiene que buscar transporte, tiene que ir preguntando a la policía de tránsito cómo salir de este peligro. En otras palabras también falta un respaldo público, un respaldo del gobierno nacional.

HS: Bien, para seguir con el gobierno nacional, venimos de un fin de semana donde se sigue denunciando el proceso de detenciones masivas que están haciéndose, por parte de las fuerzas de seguridad estadounidenses, a inmigrantes como parte de las nuevas directivas de Trump.

JP: No, todo falso. Trump mantiene el ritmo que hubo durante los 8 años de Obama. Terribles las cosas pero debemos ponerlo en perspectiva. Todos los Demócratas que apoyaron las deportaciones durante 8 años ponen el grito en el cielo, pero hubo más de 2 millones de inmigrantes expulsados. Ahora Trump simplemente está siguiendo los pasos de Obama.

Estas denuncias deben dirigirse contra Trump, pero pensar que Trump inventó los crímenes contra los inmigrantes es absolutamente falso. Simplemente está continuando la política, incluso a un ritmo un poco menor que lo hizo Obama. En todo caso son políticas que debemos condenar pero sin tomar partido por el Partido Demócrata.

HS: Correcto. ¿Y qué pasa con las movilizaciones que se generaron al principio, se siguen dando algún tipo de protestas?

JP: Han bajado el ritmo y tamaño pero siguen las protestas, particularmente en los Estados y regiones donde los latinos son mayoría o tienen mucha presencia, y eso influye a los políticos a tomar posiciones favorables. Hay varias grandes ciudades donde se concentran los inmigrantes como Los Ángeles, Chicago, Nueva York y Florida, son lugares donde se dan las principales protestas.

Pero el resto del país, debemos decir que la población simpatiza con los inmigrantes pero no se están movilizando, ya han vuelto al trabajo, han vuelto a los estudios y no hay la misma intensidad. Ahora una parte del sistema judicial ha tomado partido en favor de los inmigrantes y trata de limitar las detenciones generalizadas.

HS: Queremos dedicar algunos minutos, nos parece importante y quizás no ha estado tan jerarquizado en la agenda internacional de estos días, a las elecciones que se vienen el fin de semana próximo en Ecuador, en un país tan importante para nuestra región donde no puede ser reelecto el presidente Rafael Correa. ¿Qué cabe esperar? ¿Qué importancia tienen esos comicios donde además se están votando otras iniciativas propuestas por Correa, como por ejemplo que quienes tienen fondos en paraísos fiscales no puedan ser candidatos?

JP: El gobierno de Correa ha tenido algunos grandes éxitos y algunas fallas. Podríamos decir en todo caso que el país de ‘la revolución ciudadana’ de Correa tiene una posición favorable a las grandes mayorías por los gastos en Educación, Salud y los otros programas sociales. Incluso postergando y anulando la deuda externa corrupta.

Pero los banqueros están movilizando todas sus fuerzas financieras, están ganando peso y las elecciones parece que van empatadas, no tenemos claro quién puede ganar esta elección. Pero obviamente Lenín Moreno es el representante de centro-izquierda, y los candidatos opositores, los banqueros, reflejan el poder del gran capital y están preparando hacer unas políticas a lo Macri y Temer, de la ultraderecha.

Entonces, yo no quiero decir que el partido de Correa no va a ganar, pero va a ser un triunfo muy estrecho. Las mayorías, las clases populares van a votar por él y su partido y apoyar los referendos positivos que han ofrecido.

Y para la izquierda latinoamericana debemos reconocer que con todo el radicalismo que tenemos las izquierdas deben apoyar el ‘mal menor’ que es el partido de Correa y dejar el sectarismo en esta situación que tenemos. Porque si no vamos a repetir el voto que hubo en Argentina donde sectores de la izquierda radical votaran en contra de Kirchner y de candidatos minoritarios, y sufren ahora el peor gobierno desde De la Rúa hace 15 años atrás. Debemos ser realistas en las coyunturas que enfrentamos.

HS: Si hubiera que plantearse qué objetivos, qué cosas debería profundizar un gobierno de Alianza País que es la fuerza de Rafael Correa, ya sin Correa presidente, ¿qué asignaturas pendientes tiene para el caso de seguir en el gobierno de Ecuador?

JP: La primera cosa es democratizar. Correa manda demasiado como caudillo y se debe aumentar la participación popular y la representatividad de los sindicatos, los maestros y los trabajadores petroleros. Es una de las fallas.

Lo segundo es profundizar el poder público sobre la economía y poner más los recursos al servicio de las clases populares. Entonces, hay que hacer cambios estructurales más profundos y no simplemente mayores gastos sociales que es un paso positivo pero deja la estructura del poder intacta, principalmente los bancos siguen teniendo mucho peso en la economía y la política.

HS: Bien, Petras, dejamos Ecuador. Una mirada que tiene que ver con nuestro país pero como usted sabrá el presidente uruguayo Vázquez, algunos ministros y decenas de empresarios están de gira por Europa en este momento, ya dejaron atrás Alemania donde parece haber sido bien recibido el impulso que Vázquez quiere darle a un TLC Mercosur – Unión Europea. Hoy está en Finlandia, ya estuvo con el presidente de ese país donde quiere atar la segunda planta de celulosa y luego va rumbo a Rusia. ¿Qué deberían esperar los uruguayos de una gira de estas características, Petras?

JP: El Dr. Tabaré Vázquez es como ese cuento de un lobo disfrazado de oveja. Están en Europa vendiendo el patrimonio nacional de Uruguay a cualquiera que pueda comprar lo que tienen para vender. No tiene un proyecto nacional, popular e integral. Está buscando en cualquier lugar inversiones extranjeras… que contaminan el ambiente. No han lanzado una iniciativa donde los salarios públicos y privados puedan aprovechar de las inversiones que traen. En vez de eso está siempre bajando los salarios, los gastos sociales para atraer al gran capital.

Está bien que esté negociando y hablando con gobiernos en el exterior, pero no sobre la base de repetir la economía como simplemente exportador de materias primas. Tabaré no tiene un programa de industrializar el país, diversificar la economía. Es bueno que diversifique los mercados, pero más importante es el sistema productivo, que deje de ser simplemente un “supermercado” para los capitales extranjeros.

HS: ¿Qué debe de tenerse en cuenta al mirar a un país como Finlandia que están poniendo los gobernantes uruguayos como modelo? Ahora Finlandia se ofreció a trasmitir a Uruguay la experiencia que lo ha llevado a estar alto en esa calificación de las famosas pruebas PISA de educación. ¿Cuánto hay de bueno en Finlandia para que países como Uruguay quieran reflejarse o quieran imitarlos?

JP: Lo que me cuentan los sindicalistas en Finlandia es que los salarios en los últimos 5 años se están deteriorando y no han tenido ningún aumento entre los trabajadores de la madera y otras industrias. Están en una crisis económica, hay una política profundamente neoliberal.

Años atrás podíamos reconocer que el gobierno de coalición socialista comunista tenía medidas sociales beneficiosas para los trabajadores con mucha protección social. Pero en los últimos 20 años han seguido un camino neoliberal y profundamente regresivo.

Es curioso que hablen de Finlandia como modelo. Es un ex modelo, es una experiencia de hace 20 años. Los últimos años no son un modelo para nadie más que para los banqueros y los grandes capitales, una política sumamente negativa según los dirigentes sindicales.

HS: Muy bien, James Petras, para redondear esta columna, algún tema sobre lo que esté trabajando que quiera mencionarnos en el cierre de esta comunicación.

JP: Como estamos hablando de América Latina debemos reconocer la corrupción de los presidentes neoliberales. Últimamente en Perú, los tribunales piden a Trump deportar al ex-presidente Alejandro Toledo, que recibió sobornos del Odebrecht, la enorme compañía brasileña que aparentemente estaba dando sobornos a diestra y siniestra para conseguir contratos.

Y en primera instancia Toledo trató de ir a Israel porque su esposa, la Sra. Karp, tenía doble ciudadanía, Perú e Israel. Y pensaban defenderse desde Israel que no permite las deportaciones de sus ciudadanos, independientemente de qué crímenes cometieron en el exterior. Pero parece que el Sr. Toledo busca alguna forma con Trump de conseguir su estadía en EE.UU. y proteger los U$S 6 millones que son lo que recibió de sobornos. Otra vez lo que fue progresista se convierte en un reaccionario corrupto.

Y finalmente hay dos puntos más que quiero mencionar. El primero es lo que pasa en España con el congreso de Podemos, donde el candidato de centro-izquierda Pablo Iglesias consiguió 89% de los delegados contra Iñigo Errejón, que representaba la coalición con el Partido Socialista antiobrero.

Entonces, podríamos decir que la victoria de Iglesias indica que la gran mayoría de las bases quieren continuar una política independiente de los dos partidos capitalistas. Pero tenemos que ver en qué grado el re-elegido Iglesias podría abrir camino para recapturar los millones de votos que perdió en la última elección.

Lo último que quiero anotar son dos cosas sobre EEUU. Primero, Corea del Norte lanzó una prueba de sus misiles de larga distancia. Enseguida la prensa burguesa, los políticos del Partido Demócrata de Obama lanzaron una campaña exigiendo que Trump lance una ofensiva y alguna política muy peligrosa contra Corea del Norte.

Trump todavía no ha anunciado nuevas sanciones, más allá de las que ya existen. Pero otra vez quiero subrayar que son los del Partido Demócrata que están presionando desde la derecha de Trump, quieren provocarlo para tomar medidas más bélicas y más agresivas.

Y lo mismo pasa con las presiones que ha lanzado el Partido Demócrata contra el jefe de seguridad nacional de Trump. Michael Flynn está acusado de ser “demasiado cercano” al presidente ruso Putin. Otra vez el Partido Demócrata quiere provocar más guerras, más presiones contra Rusia. Y Trump que trata de buscar alguna conciliación con Rusia siente las presiones del Partido Demócrata, los autotitulados progresistas.

Debemos enfatizar en Uruguay y todo el sur de América Latina que es falsa la idea de que Trump es más derechista. Los más derechistas y los más militaristas son los que apoyan a Hillary Clinton, Obama y otros demócratas.

Y si es cierto que debemos criticar al presidente Trump, debemos reconocer también que en primera instancia las peores presiones en el país vienen del Partido Demócrata y sus simpatizantes y no de los votantes populares que eligieron a Trump.

Extractado por La Haine

 http://www.lahaine.org/pensar-que-trump-inventa-todos

 

“El internacionalismo no es una opción sino una necesidad”

Entrevista a Said Bouamama, autor del libro “La Tricontinental: Los pueblos del Tercer Mundo al asalto del cielo”
Investig’Action

Enero de 1966, La Habana: Los pueblos y dirigentes políticos revolucionarios del Tercer Mundo se reúnen en la llamada Conferencia Tricontinental, organizada por Ernesto Che Guevara, Fidel Castro, Ho Chi Min, Amílcar Cabral y Mehdi Ben Barka. Desde la conferencia de los no-alineados en Bandoung en 1955, los movimientos de liberación nacional proliferaron sin conseguir la creación de un frente común internacionalista y antiimperialista. La conferencia de La Habana apuntaba en aquel entonces a rebasar aquella carencia sobrepasando las diferencias ideológicas uniendo a todos los pueblos y a todos los movimientos en lucha. ¿Cuál ha sido el legado que nos ha dejado la Tricontinental y por qué volver a hablar de ella hoy en día? El periódico de Nuestra América ha entrevistado a Said Bouamama, autor del libro “La Tricontinental: Los pueblos del Tercer Mundo al asalto del cielo” (Leer: Introducción de Saïd Bouamama al libro), con el fin de profundizar sobre los elementos clave de aquel acontecimiento histórico.

El periódico de Nuestra América: En 1966, en el momento de la conferencia Tricontinental, el mundo se encontraba en plena guerra fría, es decir, en un momento histórico decisivo. Por otro lado, la situación está al rojo vivo en el llamado “Tercer Mundo” debido al surgimiento de movimientos de liberación nacional ¿Cuál es el lugar de la conferencia Tricontinental en medio de toda esta coyuntura histórica?

Said Bouamama: El proyecto de la conferencia Tricontinental aparece en un contexto marcado efectivamente por la guerra fría pero también por la transición del sistema colonial al sistema neocolonial. La lucha armada en países como Kenya, Argelia, Camerun, Angola, etc…ponen en guardia a las potencias coloniales frente a un posible alineamiento generalizado, lo que las arrastra a promover procesos de independencia ficticios, manteniendo así la dependencia existente. El proyecto Tricontinental madura entonces en un contexto en el que quedan en evidencia las “traiciones” de los nuevos estados aparentemente independientes contra la lucha de los pueblos. Por ejemplo, Lumumba fue asesinado gracias a la complicidad de algunos de estos estados. Por otro lado, Francia defendió en la ONU la guerra sucia de Argelia gracias al apoyo de estos estados africanos llamados “independientes”.

Una nueva conciencia militante surge gracias a esta situación: en primer lugar, ya no se trata de que cada pueblo dominado se enfrente a una sola y única potencia colonial, al contrario, ahora deben enfrentarse al imperialismo, es decir, a todo un sistema de dominación a nivel mundial; en segundo lugar, ya no se trata únicamente de luchar por una independencia de tipo político, sino de luchar para lograr una independencia económica real; todas estas transformaciones de conciencia política permiten el acercamiento a las luchas que se están llevando a cabo en América latina, donde los pueblos se enfrentan desde hace décadas al nuevo rostro de la dominación imperialista, a saber, el neocolonialismo. Todas estas luchas en los tres continentes se desarrollan al mismo tiempo, y como consecuencia de esto se constituye el proyecto de una lucha común Tricontinental. Si bien es cierto que la Tricontinental fue promovida por “líderes” como Fidel, Ben Barka, Ho Chi Min, Cabral, el Che, etc… debemos pensar también que la situación mundial había llegado a un momento donde era inevitable la creación de un frente de lucha común.

Para los pueblos que estaban en lucha en aquel momento, La Tricontinental abrió una nueva ola de esperanza, ¿Constituyó también un peligro real para las élites y las potencias imperialistas?

El sistema imperialista mundial se había enfrentado en muy pocas ocasiones a un frente unido de esa importancia, por lo que sí había un peligro real. Conocemos muy bien las reacciones que tuvieron todas las potencias imperialistas del momento, tanto las fuerzas políticas que defendían al sistema capitalista, los propios Estados o los grandes medios de comunicación dominantes. Fruto de esta amenaza se desarrolló una estrategia global con la intención de destruir por la violencia las bases humanas y políticas de aquel proyecto de solidaridad intercontinental.

La contra-revolución funcionó de cuatro formas diferentes: primero, asesinato de decenas de líderes y miles de militantes; segundo, apoyo y promoción de golpes de estado contra regímenes progresistas; tercero, ofensiva propagandística inédita (apoyo a ONG instrumentalizadas, prácticas de “formación” en los USA o Europa para sindicalistas, militantes asociativos o políticos, becas de estudio etc…); Y cuarto, creación y formación de servicios secretos en los “países amigos” y grupos paramilitares contra-revolucionarios en los países hostiles.

Nunca habíamos conocido una contra-ofensiva tan amplia y dotada de unos medios financieros tan elevados desde la revolución de 1917. Las potencias imperialistas nunca se habían unido de una manera tan sólida frente a este “enemigo común” que constituía la Tricontinental.

El contexto internacional no ha cambiado mucho Desde los años 60 ¿Sigue siendo hoy legítimo hablar de la existencia de un Tercer Mundo?

En cierto sentido, el contexto ha cambiado completamente pero también ha continuado siendo el mismo. Las formas han cambiado, pero no el fondo. Lo que cambia son las condiciones del combate y no el combate en sí mismo. Ha habido cambios como la desaparición de los “países del Este” que han supuesto el fin del desequilibrio bipolar surgido de la segunda guerra mundial, y esto dificulta más la lucha de los pueblos. También ha habido una aparición de un “Sur dentro del Norte” en los países dominantes debido a su empobrecimiento, y también un “Norte dentro del Sur” en los países dominados debido a la aparición de clases dominantes enlazadas con el imperialismo. Sin embargo, los países que dominan el sistema económico siguen siendo los mismos que antes, y los que tienen economías dependientes también. De igual forma, siguen existiendo los mismos mecanismos que se encargan de promover la dominación (Intercambio desigual, mecanismo de la deuda, imperialismo cultural etc…). Los pueblos de África, Asia y América Latina siguen todavía hoy enfrentados al mismo dominio de entonces, a los mismos enemigos, al mismo sistema imperialista. En este sentido queda una “comunidad de destino” y una base material para el llamado “tercer mundo”.

Teniendo en cuenta la situación que encontramos hoy en el “Tercer Mundo” ¿Piensa que hoy en día sería imaginable la reconstitución de una nueva Tricontinental?

Nunca se reproducen de forma idéntica los modelos de luchas emancipatorias. Cada experiencia es fruto de los contextos y de las posibilidades de una época, y las de hoy ya no son las mismas de las que hubo en la década de los 60 y 70. Sin embargo, seguimos enfrentados a las mismas dificultades y a los mismos enemigos, y seguramente a corto o a largo plazo podemos esperar que esta situación nos lleve a nuevos ejemplos de solidaridad Tricontinental. Tenemos experiencias emancipadoras recientes, cuyos líderes (Sankara, Chavez, Morales etc…) siempre han hablado de una unidad necesaria de las luchas de los tres continentes. Por eso la importante repercusión que ha tenido en África algunas experiencias como el ALBA. Inevitablemente esto nos llevará a nuevas experiencias de luchas comunes, y quién sabe si a una Tricontinental del siglo XXI.

¿Cuál sería el interés que tendríamos en conocer la historia de la Tricontinental en el contexto europeo actual, caracterizado por la crisis de valores?

La historia de la igualdad y la emancipación se va construyendo a largo plazo. Se va formando poco a poco, con avances y retrocesos, con victorias y derrotas que, en el transcurso de la historia han ido dibujando un progreso innegable, cuyas etapas han sido la abolición de la esclavitud, la abolición de la colonización directa, del apartheid etc…Las clases dominantes están muy interesadas en borrar de nuestra memoria los momentos que ha habido de ofensivas, avances y victorias de los pueblos y de las clases dominadas. Lo que suele decirnos la ideología dominante sobre la pobreza, las guerras, y los dramas que afectan a los pueblos de los tres continentes, es que simplemente se deben a cuestiones culturales. Así se encargan de ocultar las causas sistémicas fundamentales sobre cuestiones económicas, políticas y culturales. Y así, tratan de difundir un sentimiento de impotencia y fatalidad para desarmar y desanimar a la lucha. Contra esto es muy importante conocer las luchas que ha habido en el pasado, es un poderoso antídoto. Y debe ser uno de los factores importantes para la contra-ofensiva de los dominados.

¿Por qué la Tricontinental le dio tanta importancia al desarrollo de su identidad a través de la creación de visuales y carteles de gran calidad artística?

Este material de lucha tiene una importancia primordial ya que tienen la voluntad de llegar al pueblo y no solamente a las “élites”. A través de la pancarta, el dibujo, el cine etc…lo que se pretende es llegar a las masas populares y no solamente a los militantes organizados. También se pretende recalcar la importancia que tiene el combate cultural como parte fundamental de la lucha social y política. Prueba de ello tenemos la utilización de iconografía popular en las pancartas (armas tradicionales, ropa tradicional etc…). En este sentido se trata de luchar contra la tendencia de “desvalorización de uno mismo” y la “vergüenza de uno mismo”, sentimiento que trata de difundir el sistema de dominación para legitimarse y perpetuarse.

¿Qué pueden aprender las nuevas generaciones, particularmente las de los países del sur, acerca de este periodo histórico?

En mi opinión, las nuevas generaciones tienen mucho que aprender de la experiencia de la Tricontinental. Aquella experiencia puede ayudarnos a no volver a reproducir algunos errores que se cometieron. Sin embargo, muchas de las adversidades que se encontraron en aquellos tiempos siguen siendo las mismas hoy en día, y por eso pueden constituir una valiosa ayuda ya que estas han sido confrontadas, reflexionadas y teorizadas en el momento de la Tricontinental. Encontramos también una dimensión subjetiva importante. El conocimiento de las luchas pasadas crea las condiciones subjetivas de una esperanza y una voluntad política, contribuye a romper el sentimiento de impotencia paralizante para crear un sentimiento de potencia colectiva y solidaria. Así pues, conocer el pasado nos permitirá situar en el buen lugar la escala de la lucha que debemos llevar a cabo. La ruptura con la dependencia solo es posible a través de la existencia de una solidaridad Tricontinental. Las victorias de las fuerzas populares en un país no bastan para hacerla irreversible. La solidaridad Tricontinental forma parte de las condiciones de emancipación en cada uno de los países. El internacionalismo no es una opción sino una necesidad.

Más allá del renombre póstumo de algunas personalidades como el Che o Ben Barka, sus ideas y aquellas de otros pensadores revolucionarios son todavía relativamente poco conocidas. ¿Cuáles fueron los ejes principales de su visión del mundo?

Me sería imposible resumir en unas pocas líneas la riqueza de los aportes de estas personalidades tan importantes en la historia de la Tricontinental. Pero podríamos citar algunas algunos: 1) Entendimiento de la dominación como un sistema mundial y global, que necesitaría a su vez de una solidaridad mundial de las clases y de los pueblos dominados; 2) Análisis de los mecanismos contemporáneos de dependencia que siguen siendo todavía los mismos (deudas, cooperación etc…) 3) Comprensión de la independencia y de la soberanía incluyendo las dimensiones económicas y culturales; 4) Análisis de la constitución de nuevas clases después de las independencias que nos llevarían no solo a luchar contra el imperialismo sino también contra estas clases sociales internas ligadas al mismo; 5) Una teoría de la necesidad de una “Violencia revolucionaria” en algunos de los contextos; 6) Comprensión de la dominación cultural como eje principal de la reproducción del sistema de dominación; etc…Podríamos poner muchas otras aportaciones en evidencia, pero estos son suficientes para mostrar que los actores de la Tricontinental llevaban un proyecto global de ruptura total con el sistema imperialista.

Traducción: Enrique Cebrian

Fuente: http://www.investigaction.net/es/la-tricontinental-los-pueblos-del-tercer-mundo-al-asalto-del-cielo/#sthash.BiWwAvE6.dpuf

https://www.rebelion.org/noticia.php?id=222950

Terrible vacío instaló una crisis mundial

IPS
“El mundo está en crisis, y lo que no es menos importante, debido a que las élites gobernantes se distanciaron de las necesidades y de las aspiraciones de la gente. El sentimiento de haber quedado atrás hizo que se revelaran contra la gobernanza estratificada de sus países”, alertan especialistas.

“Asimismo, las quejas sobre la injusticia de la globalización fueron acalladas o ignoradas cuando esta golpeó a los más pobres del Sur Global, pero ahora que también lo sienten en el Norte, el tema se priorizó en la agenda de los medios de comunicación”, señala el estudio del Centro de Ginebra para el Avance de los Derechos Humanos y el Diálogo Global.

En ese contexto, se exacerbaron los movimientos populistas que restringen el concepto de ciudadanía a definiciones acotadas a una identidad relacionada con religiones o grupos étnicos dominantes, observa.

Por otro lado, las invasiones militares en Medio Oriente, con las consiguientes exclusiones y víctimas generaron resentimientos y destruyeron mecanismos sociales para la resolución de conflictos, añade el Centro de Ginebra.

“Esos acontecimientos crearon un vacío, ocupado por organizaciones terroristas que buscan la legitimidad en una interpretación distorsionada del Islam”, analiza.

“Así, por diferentes razones, las dos religiones principales se involucraron en el crecimiento de ideologías extremistas y se las considera cada vez más parte del problema que subyace a la crisis mundial”, apunta.

Con el fin de analizar la coyuntura actual, el Centro de Ginebra organizará el 15 de marzo un foro de debate en el marco de la actual sesión del Consejo de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), que se extenderá del 27 de este mes al 24 de marzo, sobre “Islam y cristianismo, la gran convergencia: Trabajar juntos hacia una ciudadanía igualitaria”.

El objetivo es impulsar la creación de una gran coalición para que las dos grandes religiones participen en la solución a la crisis actual y desplieguen todo su potencial para lograr la paz en beneficio de una nacionalidad igualitaria, basada en una identidad relacionada con el concepto de ciudadanía, más que con el de una religión, grupo étnico u otro afiliación.

También se podrá atender la cuestión de las minorías, tanto musulmanas en Occidente como cristianas en Medio Oriente, por no hablar de situación lamentable de las minorías musulmanas en algunas partes de Asia o las tensiones religiosas entre musulmanes y cristianos en algunas zonas de África, así como el léxico fóbico que tiende a crear más tensiones sociales, explica el Centro de Ginebra.

“Una actividad paralela solo es una primera oportunidad para crear conciencia, a la que deberán seguir otras, con suerte en el propio Consejo de Derechos Humanos y en otros ámbitos”, añade.

El foro forma parte de otras iniciativas del Centro de Ginebra, en colaboración con instituciones varias, con el fin de promover y proteger los derechos humanos en el mundo árabe y en Europa, así como hacer frente a la violencia extremista y a la islamofobia.

En 2016, el centro de estudios organizó numerosas conferencias relacionadas como “Avance del estatus de las mujeres en el mundo árabe”, “Islamofobia e implementación de la resolución 16/18 del Consejo de Derechos Humanos”, “Desradicalización o desmantelamiento de la violencia extremista” y “Musulmanes en Europa: el camino hacia la armonía social”.

Según sus organizadores, la actividad paralela busca instalar la diversidad religiosa y consolidar la idea de que el cristianismo y el islam son vectores de paz, apuntando a la gran convergencia entre ambas religiones sobre la base de sus valores comunes.

Fundamentación

“En los últimos años, los actuales conflictos armados y los ataques terroristas indiscriminados instalaron el duelo, principalmente en los países árabes y en partes de África, que se extendieron a Occidente y han contribuido a exacerbar las violaciones de derechos humanos con un impacto cada vez peor y de proporciones sin precedentes desde la Segunda Guerra Mundial (1939-1945)”, explica el Consejo de Ginebra, en relación con la actividad del 15 de marzo.

“Eso puede tomar la forma de violación de derechos humanos y abarcar a la libertad de culto, la libertad de expresión, la libertad de movimiento, las restricciones a la educación, la represión de las mujeres y las violaciones al derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión”, precisa.

“En ese difícil contexto, el mundo experimenta el crecimiento de populismos de derecha y de ideologías extremistas, derivados del alejamiento del Estado del electorado”, analiza.

“A partir de la violencia y de tendencias sesgadas, la islamofobia ha crecido de forma sostenida y preocupante en los últimos años; sólo en Estados Unidos, los crímenes de odio contra musulmanes aumentaron la sorprendente proporción de 67 por ciento desde 2015”, observa el Centro de Ginebra.

“La minoría rohinyá musulmana en Myanmar (Birmania) también sufrió persecución étnica y religiosa a manos de extremistas budistas en el estado de Rakhine, ignorado en gran medida por la comunidad internacional”, recuerda.

“Otros ejemplos de persecución religiosa se pueden extender al genocidio perpetrado por los serbobosnios contra los bosnios musulmanes de Bosnia-Herzegovina en la masacre de Srebrenica de 1995, la mayor de Europa tras la Segunda Guerra Mundial, que dejó más de 8.000 musulmanes muertos”, recuerda el centro de estudios.

“En la década de los años 80, los turcos búlgaros sufrieron violaciones de derechos humanos a manos del gobierno, que lanzó una campaña para eliminar su identidad étnica y religiosa”, añadió.

“Además, la demolición de la mezquita de Baburi, a manos de extremistas hindúes en 1992, generó tensiones entre musulmanes e hindúes en India”, indica.

“Asimismo, la distorsionada representación de las comunidades musulmanas, así como del islam, en los medios de comunicación incidió en el fortalecimiento de tendencias xenófobas en el mundo, al perpetuar estereotipos y descripciones negativas de los musulmanes”, explica el Centro de Ginebra.

“Podemos explorar formas en las que los medios pueden mitigar su papel en la presentación de una imagen distorsionada de las minorías religiosas y contribuir a una mayor tolerancia y comprensión interreligiosa mediante mensajes de paz al público”, propone.

El resultado principal de la actividad paralela a la sesión del Consejo de Derechos Humanos podría ser la adopción de un borrador de agenda para una conferencia internacional sobre este asunto y que se propone en el anexo a la nota conceptual sobre el foro del debate.

Fuente: http://www.ipsnoticias.net/2017/02/terrible-vacio-instalo-una-crisis-mundial/

Traducido por Verónica Firme

https://www.rebelion.org/noticia.php?id=222847

El terrorismo es lo que los imperios occidentales utilizan contra el resto del mundo

Galería

Alex Anfruns Entrevista con el periodista de investigación, documentalista y novelista estadounidense André Vltchek   Como periodista de investigación, documentalista y novelista estadounidense, André Vltchek ha cubierto innumerables conflictos armados en todo el mundo. Entre sus obras más recientes encontramos … Sigue leyendo