Cambio climático

Frenar el cambio climatico

  1. Presentación
  2. Introducción
  3. ¿Qué es el cambio climático?
  4. Causas del cambio climático
  5. 10 cosas para frenar el cambio climático
  6. Estrategias para mitigar los efectos del cambio climático
  7. ¿Qué consecuencias enfrentamos por el cambio climático?
  8. Conclusiones
  9. Referencias bibliográficas
  10. Anexos

El cambio climático tiene el potencial de ocasionar efectos devastadores sobre la gente en todo el planeta y debemos hacer algo al respecto. Y necesitaremos movilizarnos a nivel internacional.

Barack Obama
Presentación

Esta monografía se ha realizado para dar a conocer las consecuencias y así frenar el cambio climático. También hacer reflexionar aquellas personas que tal vez no son conscientes de cuánto daño hacen a nuestro planeta con tanta contaminación.
Introducción

El cambio climático ha pasado de ocupar un comedido espacio en el ámbito académico a ser portada diaria de los medios de comunicación. Las razones son, por un lado, los síntomas ya evidentes de que el clima está cambiando; el acuerdo, ahora sí unánime, de la comunidad científica, y el temor renovado a las grandes dimensiones de este rápido calentamiento global provocado por el ser humano. Pero los ciudadanos, y en especial los más jóvenes, abrumados por un exceso de titulares que atribuyen al cambio climático toda clase de conflictos, tienen en realidad poca información concreta sobre las causas y más aún sobre las consecuencias reales del problema. Esto en ocasiones desemboca en una actitud escéptica o de insignificancia respecto a lo que uno mismo puede hacer para revertir o frenar este proceso.

CAPITULO I
1. ¿QUE ES EL CAMBIO CLIMATICO?

Por “cambio climático” se entiende un cambio de clima atribuido directa o indirectamente a la actividad humana que altera la composición de la atmósfera mundial y que se suma a la variabilidad natural del clima observada durante períodos de tiempo comparables (CMNUCC, 1992).

El calentamiento global por su parte, es la manifestación más evidente del cambio climático y se refiere al incremento promedio de las temperaturas terrestres y marinas globales durante largo tiempo o eras.

Es importante aclarar que a pesar de que el clima cambia naturalmente, los expertos señalan que existen claras evidencias que el calentamiento del planeta en los últimos cincuenta años puede ser atribuido a los factores de las actividades realizadas por el hombre.

Imagen 1. Predicción del calentamiento global

El calentamiento global también conocido como cambio climático, es considerado como el aumento de temperatura de la superficie terrestre, esto se ha dado a consecuencia de la evolución industrial del hombre para producir su sustento diario y las comodidades que hoy día tiene.

La explotación petrolera la cual da origen todos a aquellos combustibles que mueven miles de motores de diferentes maquinas, la combustión de estos combustibles han producido grandes cantidades de humo, que se dispersan en la atmosfera con un gran contenido de carbono, producciones en si el Bióxido de Carbono (CO2) que ha alterado la capa de ozono (O2) proporcionando mayor grosor de la capa. También participas otros gases como SO2 el H2O y el NO2 y otros más, estos gases saturan la capa de ozonopermitiendo que los rayos del sol penetren y produzcan calor en la superficie de la tierra la cual se queda encerrada produciendo lo que hoy se le conoce como efecto invernadero.

El calentamiento global o cambio climático es el causante de la alteración del clima por la modificación de los elementos y factores que mantienen el equilibrio.

El aumento de tormentas, huracanes, frentes frio y cálidos, lluvias tormentosas con descargas eléctricas, la poca distribución de las precipitaciones; todo esto es el resultado del cambio climático.

El cambio climático es una realidad que cada vez tendrá más incidencia en nuestras vidas. ¿Has notado en tu región, o en la televisión, que las tempestades y las inundaciones cada vez son más frecuentes? ¿No te parece que hace más calor en invierno, con menos nieve y más lluvia? ¿No tienes la sensación de que la primavera llega un poco antes cada año, que las plantas florecen o las aves regresan antes de lo esperado? Todos estos son síntomas de una aceleración del cambio climático, o calentamiento global, como a veces se le llama. Si no tomamos ninguna medida para detenerlo, el mundo en que vivimos se deteriorará y quedarán alteradas las formas de vida que hoy nos parecen normales.

CAPITULO II
2. CAUSAS DEL CAMBIO CLIMÁTICO

La energía recibida por la Tierra desde el Sol, debe estar en balance con la radiación emitida desde la superficie terrestre, o sea, debe haber un equilibrio energético. Cualquier factor que genere un cambio sostenido entre la cantidad de energía que entra al sistema (en este caso la Tierra y su atmósfera) y la energía que salen del sistema, puede generar un cambio climático.

Imagen 2. Balance energético de la atmosfera terrestre

Como son factores que no son partícipes directos del sistema climático, se les conoce como “forzante climático”, lo que implica que es un factor que obliga o empuja al clima a un nuevo estado.

Las causas se dividen en dos categorías generales:

2.1. CAUSAS NATURALES:

Incluyen actividad volcánica o cambios en la energía recibida desde el Sol, entre otros.

2.2. CAUSAS ANTRÓPICAS (GENERADAS POR ACTIVIDADES HUMANAS):

Incluye la quema de combustibles fósiles, tala de bosques, entre otros.

Y también están las causas climáticas internas, como son variaciones en las corrientes marinas o la circulación atmosférica que pueden influir por periodos más cortos.

Imagen 3. Componentes forzantes radiactivos

La actividad humana desde la Revolución Industrial ha influido principalmente sobre la emisión de CO2 y otros gases de invernadero que han ayudado a amplificar el efecto invernadero natural.

Varios componentes atmosféricos, tales como el vapor de agua, el dióxido de carbono, tienen frecuencias moleculares vibratorias en el rango espectral de la radiación emitida desde la superficie terrestre, en términos coloquiales: absorben bien el calor emitido por la Tierra.

Imagen 4. El efecto invernadero

CAPITULO III
3. 10 COSAS PARA FRENAR EL CAMBIO CLIMÁTICO

3.1. Cambia las bombillas

Reemplazar una bombilla tradicional por una de bajo consumo ahorra más de

45 kilogramos de dióxido de carbono al año. Cierto que la segunda es más cara, pero resulta más económica a lo largo de su vida. Una sola de ellas puede reducir hasta 60 euros los gastos de electricidad, según la Comisión Europea.

3.2. Apaga la tele y el PC

Sólo con apagar la televisión, el DVD o el ordenador cuando no estén en uso evitarás que miles de kilos de C02 salgan a la atmósfera. No dejes los aparatos eléctricos en stand-by (espera): un televisor que permanece encendido durante tres horas al día (la media que los europeos ven la tele) y en stand-by las 21 horas restantes consumirá un 40 por ciento de la energía total en el modo de espera.

No dejes el cargador de tu móvil enchufado todo el tiempo, aunque no esté conectado al teléfono, porque seguirá consumiendo electricidad.

3.3. Conduce menos

Anda, monta en bicicleta, usa el transporte público. Ahorrarás 30 gramos de C02 por cada 4,5 kilómetros que no conduzcas. Por cada litro de combustible que quema el motor de un coche, se libera una media de 2,5 kilos de C02, según la Comisión Europea.

Bruselas también recomienda no correr con el coche: gastarás menos gasolina y emitirás menos C02. Ir a más de 120 kilómetros por hora aumenta un 30 por ciento el consumo de combustible, frente a una velocidad de 80 kilómetros por hora.

3.4. Revisa los neumáticos

Si la presión de tus neumáticos baja 0,5 bares, tu coche consumirá un 2,5 por ciento más de combustible y, por tanto, liberará un 2,5 por ciento más de C02. El ahorro de cuatro litros de gasolina evita la emisión de seis kilos de dióxido de carbono.

3.5. Recicla

Puedes ahorrar más de 730 kilos de C02 al año al reciclar la mitad de la basura que se produce en casa.

3.6. Evita mucho embalaje

Escoge productos con poco envase: una bótela de 1,5 litros genera menos residuos que tres de medio litro. En la compra usa bolsas reutilizables. Evita las toallitas húmedas y de papel.

3.7. Menos agua caliente

Es necesaria una gran cantidad de energía para calentar agua. Instala un regulador de caudal del agua en la ducha y evitarás la emisión de más de 100 kilos de dióxido de carbono al año.

Lava con agua fría o tibia y ahorrarás 150 kilos de C02. Ahorras agua caliente y gastas cuatro veces menos energía si en vez de un baño te das una ducha. Cierra el grifo mientras te lavas los dientes. Asegúrate de que tus grifos no gotean: el goteo de uno puede hacer perder en un mes el agua suficiente para llenar una bañera.

3.8. Vigila los electrodomésticos

Tapar la cazuela mientras cocinas es un modo de ahorrar mucha energía. Aún mejor son las ollas a presión y las vaporeras, que ahorran un 70 por ciento de energía.

Usa la lavadora y el lavavajillas sólo cuando estén llenos. Si no lo están, usa programas económicos. No hace falta poner una temperatura alta, hoy los detergentes son eficaces incluso cuando es baja. Recuerda que si el frigorífico y el congelador están cerca de los fuegos o de la caldera, consumirán mucha más energía. Si éstos son viejos, descongélalos periódicamente. Los nuevos tienen ciclos automáticos de descongelación y son casi dos veces más eficientes. No pongas en la nevera alimentos calientes o templados; ahorrarás energía si dejas que se enfríen primero.

3.9. Ajusta el termostato

La oscilación de dos grados centígrados en invierno y en verano ahorra más de 600 kilos de dióxido de carbono por hogar en un solo año. Bajar la temperatura un grado puede reducir la factura de la calefacción entre un 5 y un 10 por ciento. Cuando ventiles tu casa, abre las ventanas unos minutos, no dejes escapar el calor mucho tiempo.

Si dejas una pequeña abertura todo el día, la energía necesaria para mantener el interior caliente durante seis meses de frío será de casi una tonelada de emisiones de C02. Aísla bien tu casa. No abuses de los aparatos de aire acondicionado, consumen mucha energía y emiten unos 650 gramos de C02. Y supone un coste en tu factura de 10 céntimos de euro por hora.

3.10. Planta un árbol

Un solo árbol absorbe una tonelada de dióxido de carbono durante toda su vida.

CAPITULO IV
4. ESTRATEGIAS PARA MITIGAR LOS EFECTOS DEL CAMBIO CLIMÁTICO

Según el IPCC (2007), la sociedad puede adecuarse al cambio climático y sus impactos por medio de estrategias de adaptación y mitigación. Las medidas propuestas son de diversa índole y van encaminadas a la protección de los bienes, los recursos naturales y la vida humana. Algunas de estas medidas están enmarcadas en iniciativas más amplias de planificación del desarrollo y territorio, como la planificación del uso de los recursos hídricos, la protección de las costas, las estrategias de reducción de riesgos de desastre y el uso y desarrollo de fuentes de energía renovable.

Como parte de las estrategias de adaptación están: Construcciones más fuertes y diseñadas para temperaturas extremas, construcción de infraestructura costera para aminorar el impacto de fenómenos climáticos, y planificación del territorio identificando los lugares de alta vulnerabilidad, entre otros.

Una de las estrategias de mitigación que mayor impacto positivo podría tener y que ha sido adoptada por algunos países, consiste en disminuir la emisión de gases de efecto invernadero, principalmente provenientes de las actividades productivas. Adjunta a esta se ha promovido la reforestación y conservación de los bosques, selvas y humedales por su importante papel en la captura y almacenamiento de carbono atmosférico.

El cambio climático y las estrategias a adoptar no sólo son responsabilidad de los gobiernos, sino de la sociedad en general. Por ello, todos podemos contribuir con acciones que incidirán en mejorar las condiciones de nuestra vida y la de nuestros hijos. Algunas recomendaciones que pueden ser implementadas a nivel local son:

? Evitar construir sobre sistemas vulnerables a inundaciones o desarrollar planes de construcción, de forma que podamos defendernos de eventos climáticos. Por ejemplo en Holanda un tercio de las casas están diseñadas para flotar y así evitar que sean inundadas durante eventos extremos.

? Disminuir la emisión de dióxido de carbono reduciendo el uso de energía. Por ejemplo apagando los aparatos eléctricos que no se ocupan, como focos y computadoras.

? Apoyar proyectos para la creación de sistemas de energía alternativa que no emitan gases de efecto invernadero a la atmósfera. Por ejemplo promoviendo el uso de energía solar en calentadores o lámparas.

? Practicar el reciclaje de materiales. Por ejemplo reutilizando el papel, vidrio y plástico.

? Hacer uso de material de bajo consumo de energía, como es el caso de los focos ahorradores.

? Utilizar el auto lo menos posible, sobre todo para trayectos cortos.

4.1. Otras estrategias: Mantenimiento de ecosistemas que brindan servicios ambientales de soporte y protección

La conservación y restauración de ecosistemas que brindan servicio de protección ante eventos climáticos es una de las estrategias de mitigación encaminadas a la reducción de la vulnerabilidad y que además contribuye a la captura de carbono. Según el PNUMA, (2009) cerca del 20% del carbono liberado a la atmósfera proviene de ecosistemas deforestados (quema y clareo). Por ello, el conservar estos ecosistemas podría reducir significativamente los gases de efecto invernadero en la tierra. Los bosques, los humedales y las selvas son los principales sistemas que funcionan como sumidero de carbono además de proveer bienes materiales y servicios de protección. Las estrategias propuestas son mantener el carbono atrapado en estos sistemas por medio de la conservación para bosques, selvas y humedales.

En los ecosistemas costeros, la conservación y restauración de lagunas, manglares, arrecifes de coral, pastizales y sistemas de dunas podría aminorar el impacto de tormenta y huracanes, al mismo tiempo que su funcionamiento contribuya a la eficiente captura de carbono. Por ejemplo los manglares capturan el carbono de forma más eficiente que los bosques terrestres debido a que continuamente agregan sedimentos ricos en carbono orgánicos para posteriormente ser enterrados (Chmura et al., 2003). Por ello las políticasy estrategias de mitigación de impactos deberán considerar la conservación de estos ecosistemas.

? La protección natural contra tormentas y huracanes

En las costas existen ecosistemas que de forma natural sirven como protección ante este tipo de eventos climáticos. Los arrecifes de coral, los manglares, las lagunas costeras y los sistemas de dunas son importantes sistemas que absorben parte de la energía que de otra forma impactaría directamente sobre la infraestructura humana. Sin embargo, estos sistemas han sido fuertemente impactados por las actividades humanas donde el cambio del uso de suelo figura como la principal causa de su pérdida.

Debido a la importancia de la costa existe una necesidad urgente de generar programas que permitan planear y disminuir la vulnerabilidad costera, una de estas estrategias es la restauración y conservación de los ecosistemas que ofrecen este tipo de protección a la sociedad.


5. ¿QUÉ CONSECUENCIAS ENFRENTAMOS POR EL CAMBIO CLIMÁTICO?

Debido a que todos los elementos del ambiente están relacionados entre sí, alterar uno de ellos origina cambios en los demás. A lo largo de la historia se han registrado cambios en el clima. De acuerdo con los registros disponibles, ningún cambio había sido tan rápido como el que se está viviendo. A continuación se describen las consecuencias más importantes del cambio climático sobre algunos de los elementos del ambiente.

5.1. Deshielos.

Como consecuencia del calentamiento global, uno de los impactos más impresionantes que se ha observado es el de derretimiento de los glaciales. Los glaciares son enormes masas de hielo que cubren las cimas de algunas montañas o inmensas extensiones, por ejemplo en Groenlandia y Antártica se han formado glaciares que han acumulado nieve a través de miles de años (es la mayor reserva de agua dulce en el planeta).

Ejemplos de lo que está pasando con los glaciares por efecto del calentamiento global. En poco menos de treinta años, la capa de hielo del Ártico se redujo unos 950 mil kilómetros cuadrados, esto es, cerca del 20% de su superficie; sólo para tener una referencia de la magnitud de la pérdida, esta superficie equivaldría aproximadamente a la mitad del territorio mexicano. En el año 2002 se fracturó la llamada plataforma Larsen B, con lo que se desprendió y se fundió en el mar una masa de hielo de 3240 kilómetros cuadrados. Desafortunadamente, los reportes de grandes fracturas en los glaciares continúan publicándose: a principios de 2009, el puente de hielo que unía la plataforma Wilkins con la Península Antártica se fracturó, desprendiéndose cerca del 25% del total de la plataforma.

Los deshielos han afectado también a las zonas frías y con hielos perpetuos en las altas montañas y volcanes. La cantidad de los glaciares montañosos y la nieve ha disminuido en los grandes hemisferios: solo en el norte, el área cubierta por hielos estacionales se ha reducido cerca de 7% desde 1900. Si esto ya es preocupante, lo es más el hecho de que según los pronósticos la situación no mejorará: los científicos han calculado que, para el año 2050, el 75% de estos glaciares podrían haber desaparecido.

Casi siempre que leemos o escuchamos de glaciares pensamos en los que están cerca de los polos e ignoramos que en las regiones tropicales también existen, localizados sobre las cordilleras o los volcanes más altos, estos también están siendo afectados por el cambio climático. Se calcula, por ejemplo, que desde 1970 el área superficial de los glaciares de Perú se ha reducido entre 20 y 30%.

El Glaciar Chacaltaya de Bolivia ha perdido el 82% de su superficie, mientras que otros más pequeños ya han desaparecido por completo. Si las cosas siguen como hasta ahora, muchos de los glaciares menores de los Andes sólo podrán encontrarse en los libros de historia dentro de un decenio.

Con el derretimiento de los glaciares ocurren dos efectos. Por un lado, se pierden depósitos vitales de agua dulce para la población. En segundo lugar, y por extraño que parezca, los glaciares nos ayudan a evitar que el planeta se caliente más, y no por ser de hielo, sino por su color blanco que refleja hacia el espacio una gran cantidad de luz.

El agua que se derrite de los glaciares tiene que irse a algún lado. En los glaciares de montaña, puede seguir sus cursos naturales a través de los cauces de los ríos que corren por los continentes y finalmente desembocan al mar, o como en el caso de Groenlandia, escurrir directamente al mar. Esto preocupa a los científicos por dos razones. En primer lugar, porque el inmenso volumen de hielo que podría derretirse y llegar al mar diluiría el agua salada a niveles peligrosos para el clima global por su afectación a las principales corrientes marinas(la corriente termohalina); y en segundo lugar, porque los océanos tenderían a elevar sus niveles.

5.2. Cambios en el nivel del mar.

El derretimiento de los hielos terrestres en las zonas polares y en las montañas ha ocasionado que el nivel del mar se eleve. A este efecto debe agregarse también el calentamiento del agua que ha ocasionado que los mares y océanos, por el calor se expanda, e incrementen su nivel. Los registros que se tienen sobre el cambio del nivel del mar en algunos sitios, como Ámsterdam (Holanda), Brest (Francia) y Swinoujscie (Polonia) confirman la elevación acelerada del nivel del mar durante el siglo XX. Resulta preocupante para muchos países en el mundo que tienen ciudades en las zonas costeras e incluso por debajo del nivel del mar, como es el caso del Ámsterdam, que está cuatro metros por debajo del nivel del mar. Ello implica que muchos millones de personas estarían susceptibles de sufrir las consecuencias de inundaciones

5.3. Eventos extremos.

Son aquellos fenómenos climáticos, de gran intensidad y poca frecuencia, que tienen efectos ambientales y sociales adversos, ya sea regional o localmente. Ejemplos, los huracanes, tornados, sequías, heladas o granizadas.

Las tormentas intensas provocan inundaciones, así como pérdidas materiales y de vidas humanas. Un ejemplo reciente ocurrió en julio del 2005, en Bombay, India donde cayeron 94 centímetros de lluvia en solo 24 horas, para que te des una idea y puedas dimensionar este volumen, te diremos que esto equivale a 940 litros de agua por cada metro cuadrado de su territorio en un día: ¡prácticamente un tinaco lleno.

En Perú se han vivido situaciones similares. En el año 2007 ocurrieron graves inundaciones a causa de las grandes lluvias, las más graves registradas en los últimos 50 años, y que dejaron tan sólo en Tabasco, un total de 500 mil damnificados y 100 % de pérdidas en los cultivos. Así como se han observado lluvias muy intensas, en otras regiones del mundo ha llovido menos que lo habitual. Paradójicamente, la selva del Amazonas en el 2005 vivió una sequía que dejó sin agua los lechos de varios de sus afluentes. Por otro lado, en los últimos años hemos visto o conocido de huracanes que han ocasionado no sólo pérdidas humanas o materiales considerables, sino también daños importantes a los ecosistemas naturales; podemos citar por ejemplo, Emily en Yucatán, Katrina en sureste de Estados Unidos y Stan y Wilma en el sureste de México. Se estima que en Hidalgo, Puebla, Oaxaca y Veracruz el huracán Stan generó en el 2005 perdidas por mil 934 millones de dólares, mientras que el huracán Wilma, produjo daños por mil 724 millones de dólares. El huracán Katrina, que golpeó Nueva Orleáns en 2005 causó pérdidas de al menos 60 mil millones de dólares.

De acuerdo con la organización meteorológica, el número de víctimas en el mundo por desastres naturales aumento de 147 millones a 211 millones entre

1991 y el año 2000. Muchos de los desastres han estado relacionados con el agua: del total, alrededor del 90% estuvo relacionado con este factor, y de estos 50% involucro inundaciones, 28% epidemias y 11% sequías, estimándose la magnitud de los daños en cercas de 200 mil millones de dólares. Los desastres se ubicaron principalmente en Asia y África, aunque en América y Europa también ocurrió un importante número.

Aunque los desastres climáticos están afectando cada vez a más personas en el mundo, la gran mayoría de las victimas vive en países en desarrollo. En contraste, en los países desarrollados la cifra es muy diferente: las afectaciones solo dañaron a uno de cada mil 500 habitantes.

5.4. Efectos en agricultura y pesca.

En 1998 se padeció por largos meses un calor abrumador. Ese año fue uno de los más cálidos del siglo por efecto del fenómeno de El Niño. Tanto en Perú como en otras regiones del planeta disminuyeron y se retrasaron las lluvias, lo que provoco una grave sequía que afectó a diferentes actividades productivas, entre ellas la agricultura, la ganadería y la pesca.

En el 2005, que ha sido el más caliente en los últimos 100 años, en retraso en las lluvias de verano resulto en una caída de más 13% en la producción agrícola del país. El área de cultivos dañada fue de 669 mil hectáreas y los costos totales de la sequía ascendieron a cerca de 779 millones de pesos. El cambio climático no solo afecta los volúmenes de producción, sino también su calidad.

La pesca nacional también ha reducido sus volúmenes de producción, principalmente en la pesca de erizo, langosta, abulón y camarón.

No solo en Perú se ha afectado la pesca por el cambio climático. El IPCC reporto que el incremento de la temperatura de los océanos en los últimos 10 años ha provocado la disminución de las poblaciones del famoso bacalao del mar del norte, aunque es justo decir que también que la sobreexplotación de este recurso contribuyo a mermar sus poblaciones. Esta disminución ha ocurrido, en gran parte, porque el plancton del que se alimenta el bacalao se ha desplazado hacia el océano Ártico en busca de aguas más frías. Las poblaciones de plancton se han reducido 70% desde los años 60


Conclusiones

El incremento de las temperaturas, deshielo de los glaciares, descenso de la cobertura de nieve y hielo, subida del nivel del mar, sequías, inundaciones, desastres naturales, todo señala que el cambio climático es un hecho. Tomar medidas contra el cambio climático por el futuro del planeta y de la humanidad está en nuestras manos y en las de los gobiernos.

La Cumbre del Clima de Durban, en Sudáfrica, ha demostrado que los países no logran ponerse de acuerdo en cómo enfrentarse a los problemas que afectan al planeta y al medioambiente.

Algunas de estas soluciones al cambio climático intentan reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, causante del calentamiento global, y otras disminuir el consumo de nuestros recursos naturales:

• Evitar el uso de los combustibles fósiles para lograr disminuir las emisiones C02: Se podrían implementar medidas alternativas al uso del petróleo, del gas natural y del carbón, que en su producción y transporte emiten gases de efecto invernadero.

• Adaptar las infraestructuras como edificios o casa para no malgastar energía: Aislando de forma adecuada los hogares y no utilizando cemento para su construcción. De esta manera se evitaría la emisión de gases de efecto invernadero que afectan al calentamiento global.

• Intentar evitar el uso de los coches: Por ejemplo, trasladando el puesto de trabajo más cerca de casa o usando el trasporte público. Incentivar la utilización de la bicicleta para desplazarnos en trayectos cortos, y así ahorrar 30 gramos de C02 por cada 4,5 kilómetros.

• Incentivar el consumo moderado y la compra de productos ecológicos que no dañen al medioambiente.

• Apoyar iniciativas que promueven la detención de la deforestación: Se estima que la industria maderera emite anualmente unas 1.500 toneladas de C02.
Referencias Bibliograficas

Webgrafia:

http://www.greenpeace.org/espana/es/Trabajamos-en/Frenar-el-cambio- climatico/

http://cambioclimaticoglobal.com/causas http://www.cambioclimatico.org/contenido/10-medidas-concretas-para-ayudar-frenar-el-cambio-climatico

http://www3.inecol.edu.mx/maduver/index.php/cambio-climatico/6- estrategias.html

https://www.inspiraction.org/cambio-climatico/cc-al-detalle/soluciones-al- cambio-climatico

http://blogdelcambioclimaticogdl.blogspot.eom/2013/04/que-consecuendas- enfrentamos-por-el.html

http://www.oei.es/decada/accion.php?accion=13

Dedicatoria

Esta monografía está dedicada a Dios por darme la fuerza para seguir adelante con mis estudios y dejarme rendir fácilmente ante los problemas, a mis padres por darme su ayuda incondicional y siempre están apoyándome en todo. Dedico también a mis profesores por darnos buenos consejos y compartirnos sus enseñanzas.

Agradecimiento

Primeramente agradezco a Dios por permitirme realizar esta monografía y por guiarme en el camino correcto de la educación. A mis padres por el esfuerzo y su apoyo. Al profesor por dejarme este trabajo y poder aprender de este tema.
Anexos

Autor:

Angel Abel Escobar Romaní


Leer más: http://www.monografias.com/trabajos-pdf5/forzar-cambio-climatico/forzar-cambio-climatico.shtml#ixzz485TY32Ea

http://www.monografias.com/trabajos-pdf5/forzar-cambio-climatico/forzar-cambio-climatico.shtml