Colombia. La búsqueda de personas en Antioquia: ¿Efectiva la implementación del acuerdo de la Habana?

Por Maria Fernanda Quintero

El Plan Integral de Búsqueda de Desaparecidos, promovido e iniciado como punto central del punto 5: Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición, dado en la mesa de la Habana entre el Gobierno y las FARC.

image_content_28079093_20170218175410-300x189

El  Plan Integral de Búsqueda de Desaparecidos, promovido e iniciado  como  punto  central del punto 5: Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición, dado en la mesa de la Habana entre el Gobierno y las FARC, el cual  ya  tiene sus inicios concretos para efectos sobre el esclarecimiento de los  desaparecidos.[2]

A mi modo de ver, cuatro ejes importantes acorde con  lo pactado  en la Mesa de la Habana,  se hace  posible un trayecto en  el esclarecimiento de la verdad sobre los desaparecidos en Colombia.

  1. El territorio– identificación de espacios geográficos de desapariciones e identidades
  2. Las instituciones gubernamentales: el municipio e instituciones del gobierno como Instituto de Medicina Legal y fiscalía en la búsqueda de los desaparecidos
  3. Las Víctimas: memoria,  lugar y espacio vivido de los  desaparecidos en coordinación con las instituciones del Estado.
  4. Justicia Restaurativa: la responsabilidad histórica del Estado e implicados hacia una reparación individual y colectiva a las familias y a la memoria-presente de

Como trabajo metodológico y en respuesta al  “Plan Integral de Búsqueda de Desaparecidos” promovido desde la mesa de las negociaciones entre el Gobierno y las Farc,  se ha dado inicio en el Departamento de Antioquia conjuntamente, un trabajo integral y consensuado entre el Instituto Nacional de Medicina Legal, la  Fiscalía y los familiares de víctimas, bajo el trabajo del grupo de N.N., lofoscopia de rastreo y documentación a través de las necrodactilias de los cuerpos sin identificar del Jardín Cementerio Universal. Bajo esta implementación se  realizará el esclarecimiento de 125 personas sobre 130 personas por desaparición forzada, que se exhumarán en el mes de Marzo de 2017 y las cuales se encuentran en el Cementerio  Central en Fosas comunes.[3]

Esta búsqueda se le ha denominado “Plan Cementerio”, donde se busca intervenir los camposantos en los que se conservan, según diversos organismo de Derechos  Humanos existen más de 75  miles personas desaparecidas  en todo el territorio a causa del conflicto armado colombiano, esta cifra está en contraposición con los datos registrados por la Unidad  para las Víctimas, la cual señala que hasta ahora están registradas 47.474  víctimas por desaparición entre los años 1977 y 2015.

Para una memoria colectiva: buscar y encontrar.

En Colombia los familiares  de las víctimas, sufren por no saber dónde están sus seres queridos, indígenas, campesinos, afros, mestizos, los cuales fueron asesinados y desaparecidos en el horror de un conflicto armado. La memoria colectiva e histórica, implica un ejercicio permanente, gradual basado en una pedagogía  cotidiana y  política sobre lo que ocurrió en Colombia. El tema de la  NO repetición está muy lejos, pues llevamos más de cinco (5) décadas de genocidio y exterminio en América Latina, lo cual se  sigue perpetrando  como mecanismo de  eliminación y exterminio de poblaciones enteras bajo regímenes autoritarios y represores  amparados de manera sinuosas bajo “democracias crematísticas”[4]  que de democracia incluyentes de ser, aún están lejos en este tiempo presente. El siglo XX esta adherido, aún en este  tiempo-operativo no se ha despegado de los acontecimientos de exterminio, la historia de manera cerril se extiende y los sucesos  giratorios  aún se conservan donde los  ciudadanos están al paso  del tiempo y no viceversa, por ello aún la muerte como política de Estado ronda.[5] En Colombia sus ciudadanos no se liberan aún del asecho del exterminio  ruin de un sistema que parece como Democracia, pero que  permanece como agua estancada.

¿Cuántas exhumaciones se  han realizado en el año 2016?

En el año 2016 esta metodología implementada denominada “Plan Cementerio, se han reportado 311 restos exhumados en cementerios de Nariño y Santander, Huila, Chocó y Antioquia, de por sí muy buena la intención, pero esta suma es verdaderamente  irrisoria ante el semejante horror que aún se vive por el  esclarecimiento de la verdad.  Es buena la voluntad, pero falta celeridad,  se requiere que los municipios y sus gobernantes de todo el país  sean incluyentes  y estén más comprometidos con la  búsqueda de las personas desaparecidas  en los diversos espacios geográficos. En esta dinámica territorial para el esclarecimiento sobre esos “espacios de fosas comunes” se  tiene un soporte acorde con la metodología implementada por el acuerdo de la Habana que hoy se inicia hacia los territorios  en el corregimiento de Santa Ana, municipio de Granada, Oriente de Antioquia, y en la población de Marsella- Risaralda.

En ese contexto territorial, se posibilita  una  memoria colectiva e histórica, siendo  claro y esperanzador los acuerdos  con las FARC-EP y actualmente  el iniciático proceso con el Ejército de Liberación Nacional (ELN) en  su debido curso. Lo más importante es  avanzar  hacia una sociedad que insiste en la Paz y el compromiso de un Estado. Sin duda, el gran reto grande es vencer la  violencia  domesticadora  de un Estado y las formas de hiper –guerra  desde los ámbitos institucionales. Es un desafío grande, hacia los miles de ciudadanos, de generaciones distintas que se decidan a explorar y entrar en  una conciencia histórica, bajo una pedagogía cotidiana y  política sobre lo  que ocurrió en Colombia y de otro lado, un camino para avanzar  hacia una verdadera justicia restaurativa en medio de  una institucionalización  que es  represora en medio de un proceso en Paz, bajo una hiper-guerra exterminando ciudadanos. Actualmente, existen en esta memoria colectiva,  136 líderes asesinados  en medio de este proceso de Paz, donde ya se cuestiona el galardón de un Premio Noble de Paz dado al presidente Juan Manuel Santos. Me pregunto señor lector – ¿Hasta cuándo soportar  tanta ignominia? ¿Cómo avanzar en una pedagogía cotidiana y política para que miles de ciudadanos, generacionalmente se sumen ante el dolor de los miles de desaparecidos en Colombia? ¿Qué le espera a este presente si, los ciudadanos no son capaces de asumirse bajo una memoria histórica y política?  ¿Cómo derrotar los vínculos de la guerra en medio  de un proceso de Paz?

Por: María Fernanda Quintero Alzate[1]

Fuente de Imagen: Periódico El colombiano

[1] Geógrafa, investigadora social, articulista.

[2] Ver al Web:  http://www.altocomisionadoparalapaz.gov.co/Documents/informes-especiales/abc-del-proceso-de-paz/victimas.html

[3] Verla nota periodística en El Colombiano: http://www.elcolombiano.com/colombia/desaparecidos-del-cementerio-universal-de-medellin-FF5979564

[4] Ver sobre ello “ La República”  de Platón, en la  sección página 467- 480 la disertación  sobre Democracia

[5] Ver sobre ello el análisis del tiempo presente  en la  obra del filósofo  Giorgio  Agamben: Cartas a Pablo, El Tiempo que resta”.

http://kaosenlared.net/colombia-la-busqueda-de-personas-en-antioquia-efectiva-la-implementacion-del-acuerdo-de-la-habana/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s