El conflicto nacional entre 1959 y 1965: diálogos con Domingo Amuchástegui

Cuba Posible

En el período que abarca desde finales del año 1959 hasta 1965 asistimos en Cuba al desarrollo de un conflicto armado e ideológico de gran envergadura. En dicho diferendo participan, de un lado, el joven Gobierno Revolucionario (con el apoyo de las fuerzas del Ejército Rebelde, de las Milicias Nacionales Revolucionarias y de los nacientes Órganos de la Seguridad del Estado); y del otro, tres fuerzas organizadas para la acción política-ideológica y la lucha armada: el Movimiento de Recuperación Revolucionaria (MRR), el Movimiento Revolucionario del Pueblo (MRP) y el Directorio Revolucionario Estudiantil (DRE) (con el apoyo logístico de la Agrupación Católica Universitaria, la Acción Católica, otras estructuras institucionales de la Iglesia Católica y la Agencia Central de Inteligencia).

Vencedores y vencidos han brindado a la nación sus visiones particulares sobre lo acaecido. El resultado ha sido un crispado forcejeo simbólico que ha pretendido capitalizar la memoria histórica de la nación. Se ha tratado, en la práctica, de una feroz “guerra de la memoria”: lo que para unos fue una “lucha contra bandidos y mercenarios”, para otros constituyó “la última guerra civil” de la historia de Cuba, librada en contra “del comunismo”. En su importante libro-entrevista Cien Horas con Fidel, Ignacio Ramonet pone en boca del Comandante y ex-presidente cubano un dato que ilustra el dramático saldo de ese conflicto: esa lucha pobló las cárceles cubanas con 15,000 presos políticos. Para acercarnos a las causas profundas de este fenómeno hemos dialogado con Domingo Amuchástegui, analista político y quien, desde muy joven, formó parte de las filas revolucionarias. Con esta entrevista quedan abiertas las páginas de Cuba Posible para aquellos actores que hayan participado del conflicto y estén dispuestos a ser interpelados en los marcos de la objetividad y del respeto.

222404_1

1. ¿Cuál era la situación de la nación cubana, del quehacer de la sociedad civil, del orden republicano y del funcionamiento de sus instituciones hacia la madrugada del primero de enero de 1959?

La pregunta daría para dos volúmenes de 500 páginas cada uno, por lo menos. Recurro al arte de la síntesis, y destaco los puntos que considero más importantes.

Si la sociedad anterior al 10 de Marzo de 1952 era una de enormes contrastes sociales, en medio de una corrupción político-administrativa rampante y una economía de absoluta dependencia a los mercados de Estados Unidos —desde el azúcar (mediante un sistema de cuotas que se reducía peligrosamente), hasta la importación de alimentos (que frenaba, de mil maneras, cualquier proyecto desarrollista nacional)—, nadie tenía el derecho de usurpar, mediante la violencia golpista, el más o menos normal desenvolvimiento constitucional alcanzado luego de 1940; a pesar de los muchos reparos que poseía este decursar histórico, típico de un esquema neocolonial o, al decir, de Leland Jenks, “nuestra colonia en Cuba”.

La existente separación de poderes de nada sirvió para invalidar el golpe de Estado y, de manera cobarde y desvergonzada, pasaron a convertirse —salvo rarísimas excepciones individuales— en instrumentos de la tiranía establecida; lo que conllevó a la validación de sus “Estatutos Constitucionales” y de cuanta maniobra (o movida legal o electoral) hubo de diseñar el tirano Batista y su equipo durante sus seis años de existencia.

El grueso de la llamada “sociedad civil” (término que no formaba parte del vocabulario político de la época y, en su lugar, el término acuñado era el de “las clases vivas”) de entonces y sus más renombradas instituciones extendieron su reconocimiento, explícito o implícito, al golpe y de inmediato pasaron a congraciarse, y a asociarse, con el tirano Batista; el silencio como herramienta de complicidad se imponía por doquier y muy contadas voces se atrincheraron en la condena o el desafío. Dicha “sociedad” estaba reflejada en el roto-grabado del Diario de La Marina, en asociaciones diversas, colegios profesionales, clubes, etc. La Iglesia Católica, en particular por medio del cardenal Arteaga, seguiría un patrón no menos cómplice. El sindicalismo, bajo el control violento de Mujal, desde 1947, y su posterior compromiso con Batista no sería excepción, con contadísimas salvedades. Se congratulaban del “orden” que el “presidente” Batista establecería. De la noche a la mañana, Washington no tuvo el más mínimo de los escrúpulos en hacerse cómplice activo del golpe. El crimen organizado de Estados Unidos tendría ahora sus mayores oportunidades en la Isla.

Los cubanos de solares y cuarterías, de los “llega-y-pón” y Las Yaguas, de los realengos, las víctimas de los desalojos, los precaristas y un sinfín de componentes sociales mayoritarios, que nada o casi nada representaban en aquella sociedad civil, carecían de las voces o medios para hacerse representar o desempeñar algún protagonismo, salvo algún episodio esporádico. Estos sectores no eran —en el mejor de los casos—, parte de las “clases vivas”, sino, más bien, de las “clases muertas”.

Los restos del autenticismo expulsado del gobierno se fueron para Miami (los que tenían la plata para ello) y, los demás, empezaban a navegar en una pasividad pasmosa. Aquí también hubo poquísimas y honrosas excepciones. Este patrón de conducta también pasaría a distinguir a una ortodoxia sin Chibás, seguido todo ello de fraccionamientos y capillas que acentuaban la parálisis política de ambos partidos. El Partido Socialista Popular (PSP) continuaría en su inopia política de una pasividad chocante. Algunos esfuerzos de unos pocos auténticos (en articular una respuesta armada), quedaron en fallidos ajetreos conspirativos (Triple A, OA, Montecristi y otros); mientras que repetidos esfuerzos posteriores por alcanzar pactos políticos con fuerte sabor electoral (como los de Montreal, Diálogo Cívico y Miami), se diluían frente a las políticas del tirano Batista, pero sobre todo, frente al ascenso de vertientes insurreccionales de raíces y proyecciones propias.

La dinámica de dichas vertientes insurreccionales culminarían en el recurso creciente a la acción armada en sus tres episodios más trascendentales: a) el asalto a los cuarteles de Bayamo (Carlos Manuel de Céspedes) y Santiago de Cuba (Moncada), b) la expedición del Granma y c) el asalto al Palacio Presidencial. La opción de la lucha guerrillera prevaleció y devino en victoria arrolladora y única, y trajo aparejado la consolidación de la figura de Fidel Castro y el Ejército Rebelde como los componentes emblemáticos y rectores del proceso del acontecer revolucionario. Frente a la mirada atónita de Estados Unidos y del resto de los gobiernos de América Latina y el Caribe, el accionar guerrillero de los cubanos hacía trizas el dogma absoluto, hasta entonces, de que “una revolución puede hacerse sin el ejército, con el ejército, pero nunca contra el ejército”.

La tiranía había presentado sus cartas credenciales bien temprano con los asesinatos del comandante de la Marina Jorge Agostini, de Mario Fortuny y del estudiante Rubén Batista, con los asesinatos masivos de los combatientes del Moncada, del Goicuría, de no pocos de los expedicionarios del Granma capturados, de la expedición del Corinthya, de los combatientes de los alzamientos de Santiago y Cienfuegos, así como del grueso de los asaltantes al Palacio Presidencial, pertenecientes al Directorio Revolucionario. Podrá ser un ejercicio imposible contabilizar muertos, torturados y desaparecidos, pero calles, carreteras, cunetas, guardarrayas, enterramientos masivos, recibieron cientos y no sé hasta qué punto miles de cubanos asesinados. Los reportajes de aquellos primeros días (Bohemia, con su mayor cobertura), no dejan lugar a dudas.

Cuatro “retratos” de la “sociedad civil” o “clases vivas” merecen una breve reflexión. Primero, lo que nuestra historia conoce como “Segundo Asalto al Palacio Presidencial”, o sea, al día siguiente del 13 de marzo, fecha de la acción heroica. El tirano convocó públicamente a todas las “clases vivas” a rendirle un acto de desagravio y apoyo. Al Palacio Presidencial acudieron, sin el más mínimo recato o escrúpulos, lo más “distinguido” y adinerado de aquellas “clases vivas”: desde grandes empresarios y banqueros, pasando por la más alta jerarquía católica, y hasta “juana y su hermana”.

Segundo, a la convocatoria de huelga que hizo el Movimiento 26 de Julio, el 9 de abril de 1958, ni un solo sector ni empresa de esas “clases vivas” secundaron el llamado al cierre o paro de sus negocios y empresas.

Tercero, hacia los últimos meses de la tiranía, una respetable cantidad de integrantes de esas mismas “clases vivas” pasaban a apoyar al movimiento revolucionario con algunas contribuciones monetarias y algún nivel de activismo pro-revolucionario, reflejado en el seno de lo que se conoció por entonces como Resistencia Cívica, a la espera de que ocurrido el cambio pudieran entonces “limpiarse” de su pasado y reclamar en base a su apoyo de última hora.

Y cuarto, el llamado Pacto de Caracas a fines de 1958, donde varios partidos de la oposición pasiva e inoperante de Cuba, pasaban a extenderle su reconocimiento y apoyo a la dirigencia revolucionaria de Fidel Castro y el Ejército Rebelde que, de paso, es bueno recordar, gozaba además del apoyo de las fuerzas que habían derrocado la tiranía del general venezolano Marcos Pérez Jiménez. Con dicho “pacto” se consagraba el reconocimiento explícito de que, alcanzada la victoria, ésta no sería un simple recambio ni regreso a 1952, sino que desataba una dinámica revolucionaria con transformaciones bien radicales como las definidas en el Programa del Moncada, el cual muy pocos de ellos había estudiado seriamente.

2. ¿Cómo percibieron y qué esperaban los cubanos, de todos los sectores sociales, el amanecer del primero de enero de 1959?

Qué esperaban los cubanos de todos los sectores, deviene en un ejercicio nada fácil. En lo más inmediato, esperaban un gobierno completamente nuevo, que hiciera justicia con los crímenes y saqueos de Batista y su pandilla; y, además, un despliegue de aspiraciones, sueños y demandas (siempre contenidas o reprimidas) que de inmediato saturaron los espacios sociales y políticos. Al menos esto era lo que los sectores populares comenzaron a hacer evidente. Para la abrumadora mayoría de los cubanos estaba perfectamente claro que un gobierno completamente nuevo no era, no podía serlo, el encabezado por el binomio Urrutia Lleó-Miró Cardona. El gobierno que se avizoraba, que se aspiraba y que se apoyaba mayoritariamente, era uno que encabezaran Fidel Castro y el Ejército Rebelde. Las “crisis de gobierno” de febrero y julio de 1959 lo demostraron a las claras. Miró Cardona y Urrutia Lleó probaron, con creces, su incapacidad para entender y responder a lo que las grandes mayorías de la sociedad aspiraban en el nuevo contexto revolucionario.

Para las “clases vivas”, el cuadro era distinto. Para los asociados con Batista que habían saqueado el país y sus reservas (búsquense los testimonios de Felipe Pazos y de Rufo López Fresquet al respecto en los días iniciales de la Revolución), la justicia revolucionaria y la intervención de bienes malversados los puso en fuga temprana.

Desde Estados Unidos se aseguraron de inmediato tres cosas claves: a) creciente respaldo político a sus reclamos contra el poder revolucionario en Cuba, incluyendo la protección de todos los criminales que buscaron asilo en dicho país y que las autoridades cubanas procuraban su extradición a partir de un acuerdo a tales efectos existente desde 1906; b) el inicio, en enero mismo, de acciones encaminadas a paralizar el funcionamiento financiero y bancario normal de la economía cubana, completamente dependiente de Estados Unidos, junto a las primeras confiscaciones de bienes del Estado cubano en Norteamérica para “compensar” a los sectores batistianos que así lo reclamaban debido a sus propiedades recuperadas por el Gobierno Revolucionario; c) para los demás representantes de dichas “clases vivas”, luego de tratar de cortejar inútilmente los favores del Gobierno Revolucionario, se encontraron que ante semejantes acciones de parte de Estados Unidos no sólo su habitual modus operandi se encontraba en un callejón sin salida, sino que —más importante todavía— derivaban una conclusión crucial: el vecino del norte estaba decidido a enfrentar a la Revolución cubana y a procurar su derrocamiento por todos los medios posibles a corto plazo. Razón por la cual lo más saludable era partir hacia Estados Unidos y esperar el regreso victorioso del Imperio, detrás del cual ellos regresarían a restablecer sus propiedades y privilegios. Como resultado de este proceso, se producía un fenómeno masivo de abandono de empresas, fábricas, latifundios, residencias, bancos y otros servicios, dejando, de la noche a la mañana, a miles de trabajadores sin empleo y sueldo. ¿Qué esperaban “las clases vivas”? Esencialmente, el fin del proyecto revolucionario mediante la inevitable, y seguramente victoriosa, intervención de Estados Unidos. Esta visión se reforzaba por completo luego de la promulgación de la Ley de Reforma Agraria, en mayo de 1959. El fantasma de la intervención norteamericana en Guatemala (1954) anidaba sólidamente en sus limitados intelectos y horizontes, sin comprender, ni por aproximación, lo que estaba ocurriendo en Cuba. La predominante, y muy arraigada, cultura “plattista” en dichas “clases vivas” determinaba, en lo fundamental, sus patrones de conducta y opciones.

3. ¿Cómo se desató el conflicto Revolución/contrarrevolución?

El conflicto se desata a partir de las premisas descritas en parte en mi segunda respuesta, pero sí considero importante enfatizar que el primer actor de la contrarrevolución en Cuba no fue Rafael Díaz-Balart y su organización “La Rosa Blanca”, sino Estados Unidos y su accionar, que comienza incluso antes de 1959. Cualquiera que examine las fuentes documentales e investigaciones históricas más serias, tendrá que aceptar que el primer acto hostil para dar al traste con la victoria revolucionaria está representado por el conjunto de acciones político-diplomáticas de diciembre de 1958 (para intentar escamotear semejante desenlace, facilitan la salida de Batista y tratan de salvar el orden establecido tras una fachada de legalidad, amparada en el respaldo de los restos del ejército de Batista, bajo la jefatura del general Eulogio Cantillo). Este es el primer acto contrarrevolucionario y su organizador, animador y guía fueron Estados Unidos y sus tres Administraciones hasta 1965: Eisenhower, Kennedy y Johnson. La contrarrevolución, dentro y fuera de Cuba, se alimenta y reproduce a lo largo y ancho del país a partir de lo que diga y disponga Washington y la Agencia Central de Inteligencia (CIA).

En el desarrollo de la contrarrevolución armada (desde la segunda mitad de 1960 hasta sus estertores a finales de 1965) contribuyeron, en medida significativa, cambios negativos en la política agraria de la Revolución y desatinos mayúsculos cometidos por dirigentes provinciales, en particular en las provincias de Las Villas, y en el Escambray en particular, así como en Matanzas. El giro de la política agraria hacia la estatización (granjas del pueblo), la aplicación del mecanismo de comercialización forzosa conocido como Acopio, las acciones en contra de las cooperativas que “se estaban enriqueciendo”, la aplicación de la segunda Reforma Agraria en 1963, se acompañaron de extremismos y abusos en esas y otras provincias (como Pinar del Río), donde mayor y más virulenta fue la contrarrevolución armada. Figuras como Félix Torres, el Abuelo (Calderío) y Jesús Suárez (Restano) y otros, crearon tanto descontento y problemas que muchos jóvenes instructores políticos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), en el verano de 1962, tenían el criterio unánime de que todos esos personajes habían servido, con sus acciones, mucho más a la CIA y a la contrarrevolución, que a la propia Revolución.

4. ¿Cómo caracterizaría usted el imaginario político de cada una de las partes implicadas en el conflicto?

En la experiencia del caso cubano, el imaginario político de los revolucionarios transita por un ideario de nacionalismo-revolucionario, marcadamente anti-imperialista y martiano, con mayores acentos radicales en diversos sectores y con variadas influencias del pensamiento marxista. También existían otros sectores que para nada compartían tales niveles de radicalismo político y, mucho menos, ideas marxistas; todo ello acompañado por una particular hostilidad en contra del Partido Socialista Popular (PSP), tanto por su trayectoria en contra de la lucha armada para derrocar a Batista, su legado estalinista en todo su quehacer, así como por su propósito de copar todos los mecanismos de poder más allá de la modesta cuota a la que legítimamente podían aspirar (lo que con frecuencia se identifica como “el sectarismo de Aníbal Escalante”).

Por otro lado, ignorar o tratar de negar que dentro de las filas del “Movimiento 26 de Julio” y del Directorio Revolucionario existían amplios sectores influidos por ideas marxistas, es desconocer la realidad histórica de entonces; además, la implantación revolucionaria en las zonas rurales nutrió y maduró una fuerte corriente en favor de un agrarismo que hiciera justicia al campesinado cubano, factores que habrían de reflejarse en el proyecto de Reforma Agraria de mayo de 1959. Las nociones de justicia social y de anti-imperialismo, hicieron madurar en no pocos anti-comunistas, o simplemente prejuiciados contra las ideas socialistas, un rechazo a estos prejuicios y abrazaron un ideario genuinamente radical, más allá de los apellidos o etiquetas con que se pretendía descalificar la acelerada radicalización del proceso revolucionario. Otros continuaron con sus prejuicios y hostilidad, derivando hacia la opción contrarrevolucionaria.

Pero semejante radicalización debe ser entendida como la resultante no de un acto de magia o capricho de la noche a la mañana. Repasemos algunos episodios que son bien ilustrativos de cómo se evolucionó hacia tal radicalización:

a) En el transcurso de las reuniones de Fidel y del Che con varios dirigentes y expertos del PSP, a comienzos de 1959, en Tarará, prevalecía una atmósfera favorable a un rumbo cauteloso, de no “quemar” etapas ni precipitar confrontaciones, incluido en esto el proyecto de Reforma Agraria. Al menos, era esta la atmósfera hasta el viaje de Fidel a Estados Unidos. A su regreso, Fidel optó por un rumbo más radical y acelerado (véase el testimonio al respecto de Oscar Pino Santos, publicado en medios cubanos décadas después).

b) En los primeros seis meses de 1959, la dirigencia revolucionaria envió a Estados Unidos tres delegaciones con un marcado carácter amistoso. Una primera encabezada por el Comandante Camilo Cienfuegos, la que fue oficialmente desestimada, ignorada, por las autoridades norteamericanas. La segunda, encabezada por el propio Fidel Castro y acompañado de una nutrida delegación, en la que incluía un buen número de empresarios cubanos de renombre. Una popularidad muy marcada durante toda su visita, contrastaba con el rechazo de Eisenhower a dialogar con él, el diagnóstico de Nixon a favor de su derrocamiento y ni una sola oferta de asistencia o colaboración de algún tipo. Y ésta era la razón que, en parte, explicaba el giro radical dado por Fidel al regresar a las discusiones en Tarará.

c) Un tercer intento se realizó enviando en julio una nutrida delegación a Miami presidida por José Llanusa, alcalde de La Habana en esos momentos. Lo acompañaba el carnaval de La Habana con la reina y toda la fanfarria imaginable. Hermanar las dos ciudades, en un clima de colaboración, terminó en asaltos violentos de parte de los batistianos en Miami contra el desfile del carnaval y de manera brutal y despiadada contra el cónsul cubano en Miami, Bebo Hidalgo. La policía de Miami y el alcalde Robert King High nada hicieron para prevenir o castigar estos ataques.

d) ¿A dónde se enviaron a formarse nuestros primeros pilotos? Los primeros pilotos revolucionarios que Cuba necesitaba entrenar no los mandó a Moscú, a Praga o a Belgrado; se enviaron a México. ¿Cómo entrenar una policía militar? La Policía Militar que se intentaba organizar se haría con la asistencia de Brasil. Las pocas armas que se requerían para reabastecer a las nuevas fuerzas armadas tampoco se fueron a buscar a Moscú o a Praga. Las negociaciones se dirigían a Gran Bretaña, a Bélgica, a Italia, a España, a Yugoslavia (que no clasificaba como comunista y estaba estrechamente conectada con Estados Unidos) e incluso a Israel. Los documentos desclasificados muestran todas las presiones ejercidas por Estados Unidos sobre dichos países para que no vendieran armamento alguno a Cuba, con el propósito de que los dirigentes cubanos entonces tuvieran que optar por suministros militares de los llamados países “del bloque del Este y de la Unión Soviética” y así tener la excusa perfecta de “la amenaza hemisférica” y proceder a derrocar al gobierno revolucionario con una clara justificación.

e) Para fines de 1959 comenzaban los vuelos hostiles contra Cuba desde la Florida, el último cargamento de armamento belga era objeto del conocido acto de terrorismo conocido como La Coubre, nombre del barco. El explosivo C-4 -desconocido en Cuba hasta entonces- comenzó a proliferar en atentados terroristas hasta fines de 1960 suministrados por la Embajada de Estados Unidos. En este momento las bandas de alzados se hallaban sólidamente establecidas, principalmente en El Escambray, con abundante apoyo aéreo proveniente de Estados Unidos. De este contexto, a la invasión de Playa Girón (Bahía de Cochinos), mediaban unos pocos meses. Y todos conocemos su historia y consecuencias, aunque todavía Estados Unidos siga conservando en secreto documentos claves nunca publicados. Los factores decisivos de las victorias revolucionarias fueron, en lo esencial, dos: la mayoría del pueblo armado y movilizado y la obra de la Revolución, al margen de errores y extremismos.

f) El imaginario de la contrarrevolución es, posiblemente, uno de los mejores ejemplos de indigencia intelectual, política e imaginativa. Fue incapaz totalmente de ganar “la mente y los corazones” de los cubanos que mayoritariamente apoyaban a la Revolución. Si tuviera que resumirlo de alguna manera me atrevería a simplificarlo en la siguiente fórmula: regreso al pasado —preferentemente con Batista— y dependiendo por entero de los dictados, financiamiento y respaldo de Estados Unidos. Derrotado el terrorismo urbano, derrotadas las bandas armadas contrarrevolucionarias, derrotada la invasión de Playa Girón, el Plan Mangosta y las amenazas de la Crisis de Octubre, la contrarrevolución, para 1965, ya había pasado a ser una suerte de “historia antigua”.

g) Después de Girón, en el verano de 1961, Cuba procuró abrir un canal de negociación con Estados Unidos en Montevideo y negociar un arreglo, lo que la Administración Kennedy rechazó de plano; Cuba se mostró flexible y dispuesta a canjear, para fines de 1962, a los prisioneros de la fuerza mercenaria que nos invadió en 1961. Kennedy, hacia noviembre de 1963, se mostró dispuesto entonces a explorar las posibilidades de diálogo, gesto frustrado como resultado de su asesinato. Cuando la dirigencia cubana se mostró dispuesta e inició gestos exploratorios con la Administración Johnson, éste las interrumpió y ordenó el cese de todo diálogo para 1964.

h) Para abril de 1965, Johnson invadía la República Dominicana para aplastar el movimiento constitucionalista. Las fuerzas armadas norteamericanas se desplegaban, sin razón alguna, en un país hermano en la vecindad de nuestras fronteras; el enemigo se hallaba justo ante nuestras puertas. Una vez más reafirmaba su papel de enemigo principal.

5. ¿Qué puntos de contacto hubieran podido existir entre los imaginarios políticos de las partes en conflicto? ¿Qué elementos fueron irreconciliables?

¿Puntos de contactos o posibles elementos de negociación en aquel contexto entre las partes en conflicto? Ninguno. Por todo lo que se ha explicado, la única respuesta posible, repito, en aquel contexto (y con Estados Unidos como el enemigo principal), es que no existía base alguna para una aproximación semejante.

6. ¿Cómo considera el desempeño de la Iglesia católica dentro de este conflicto?

El desempeño de la Iglesia católica entre 1959 y 1965 fue un desastre mayúsculo, derivado de su asociación histórica a los poderes dominantes en la sociedad cubana, ya fuera bajo la dominación colonial española o la neo-colonia de factura norteamericana. La Iglesia católica cubana se acompañaba de otros factores no menos agravantes: era una iglesia eminentemente compuesta por un clero blanco y sin un solo obispo negro, que repudiaba y condenaba la presencia de las religiones de origen africano. Las premisas para su marcada enajenación real de la sociedad cubana eran éstas y no ninguna prédica ateísta o posiciones anticlericales. Su más importante desafío en el contexto del llamado Congreso Católico Nacional en 1959 los llevó a otro error craso: a la interpretación de que aquella masa de cubanos allí congregada daría su respaldo abrumador y su sangre para respaldar la opción contrarrevolucionaria por la que la Iglesia se mostraba partidaria. Unos pocos lo hicieron; la mayoría optó por la Revolución, sin que aquello significara renunciar a sus creencias. ¿Cuántos sacerdotes católicos abogaron por una posición constructiva, de entendimiento y de marchar juntos? Sobran los dedos de una mano para contarlos, siendo su figura excepcional el padre Ignacio Biaín.

Las iglesias y la prédica católica, animada por un clero mayoritariamente no cubano, sino español, que buscaba reeditar en Cuba los episodios de la Guerra Civil Española o una versión corregida y ampliada de los “cristeros” en México, desembocaron en un fracaso total, conducente a un aislamiento sin precedentes y por largas décadas. Por otro lado, a partir del Pontificado de Juan XXIII, las relaciones entre el Vaticano y Cuba experimentaban una sensible mejoría. La Iglesia católica llegaba a su punto más bajo en 1965, al darle amparo y protección al asesino de un piloto de Cubana de Aviación, cuyo avión intentó secuestrar.

7 ¿Por qué piensa usted que no se impuso el diálogo?

En el complejo de circunstancias que he tratado de explicar, en apretada síntesis, la hipótesis del diálogo estaba más allá de cualquier posibilidad real en aquellos primeros años. La contrarrevolución armada había sido derrotada en lo fundamental, quedando sólo los exiliados más beligerantes y delirantes con sus esporádicas y fracasadas incursiones, mientras que Estados Unidos hacía fracasar las tres iniciativas de negociación (1961, 1963 y 1964).

8. ¿Cuáles fueron las causas que motivaron a una de las partes (la que había conquistado el poder) a establecer un modelo de corte marxista-leninista?

Las causas para la adopción de un modelo tal deben ser encontradas en la convicción de muchos dirigentes y cuadros revolucionarios de que semejante modelo era la alternativa más viable para dar respuesta a los grandes desafíos económicos, sociales y políticos de nuestra sociedad y de nuestra muy peculiar situación geopolítica. Con no menos convicción se razonaba que los desafíos de un bloqueo, las amenazas y agresiones, requerían de un sistema de alianzas internacionales capaz de asegurar apoyos indispensables que Cuba no podía resolver de otra manera.

En la adopción del modelo socialista y todos sus altibajos y fluctuaciones, influiría en medida decisiva, el recurrente factor de la amenaza y la injerencia externa, orquestada y sostenida por la visceral hostilidad de Estados Unidos, hasta nuestros días.

Esas alianzas internacionales se buscaron y se cultivaron durante décadas y hasta el día de hoy, en dos espacios geopolíticos bien diferentes. Por una parte, en los países que por entonces defendían el “neutralismo positivo” en representación del mundo post-colonial al que nos unimos desde entonces (y que desde fines de 1961 conoceríamos como “No Alineados”. Dos de los principales dirigentes cubanos, el Che Guevara y Raúl Castro, visitaron El Cairo entre 1959 y 1960, completando el primero una gira más extensa por países afro-asiáticos. Hacia fines de 1959, se comenzaba a articular la alianza con el segundo espacio geopolítico, con los llamados países socialistas del Este de Europa y con la Unión Soviética. Los asideros económicos y defensivos de esta segunda alianza devenían más cruciales a la sobrevivencia y desarrollo posterior de Cuba, factor que incidió en la modelación socialista, con toda su carga de aspectos positivos y negativos.

9. ¿Cómo se insertó este conflicto doméstico en el contexto de la Guerra Fría? ¿Qué papel jugaron Estados Unidos y la Unión Soviética?

En aquellos años y circunstancias, y producto del sistema de alianzas internacionales en el que Cuba hizo descansar una parte crucial de su sobrevivencia y desarrollo, la derivación hacia el contexto mundial de la Guerra Fría era, en la práctica, inevitable. Ambas alianzas entrañaban diferentes niveles de conflicto y confrontación con Estados Unidos. Las acciones de esta superpotencia contra Cuba a escala bilateral y hemisférica, el fracaso de las gestiones negociadoras ya mencionadas, reforzaban esos niveles de conflicto y confrontación. Las derivaciones de la Crisis de Octubre y la estrategia de “crear dos, tres, muchos Vietnam” —aplicada consistentemente luego de las tensiones y peligros posteriores a la victoria en Girón— reforzaban la inserción de Cuba en semejante contexto conocido como Guerra Fría, tanto como aliado de la Unión Soviética, como por ser un factor independiente, desafiante y conflictivo a muchas de las acciones de la política exterior soviética.

Entre 1962 y 1965, habría ejemplos de sobra para sustanciar el argumento clave de que Cuba no era, ni sería jamás, un “satélite de Moscú”; ni que, mucho menos, su sobrevivencia fuera a depender del beneplácito soviético. La expulsión, a cajas destempladas, del embajador soviético en La Habana por su complicidad por el golpismo orquestado por Aníbal Escalante y sus partidarios, el choque frontal con las acciones soviéticas durante La Crisis de Octubre y sus negociaciones con Estados Unidos, el apoyo cubano a la acción armada en América Latina y sus choques con los partidos comunistas del continente, la salida golpista de Jruschov del poder en Moscú, el proyecto de la Conferencia Tricontinental, marcaban una dinámica de “choques recurrentes” de Cuba con la URSS, que muy poco tenían que ver con un supuesto “satélite de Moscú”.

10. A la luz de los años, ¿cuáles fueron los mayores errores que cometieron ambas partes y posibilitaron el estallido y mantenimiento de un conflicto agudo?

La pregunta sugiere una aproximación salomónica. Para mí —como partícipe de todos aquellos acontecimientos, antes y después de 1959— no procede una aproximación tal. De principio a fin, los errores van a la cuenta de una visión imperial y una práctica injerencista y agresiva al extremo, incluyendo los planes de atentado contra Fidel y otros dirigentes de la Revolución, y no empiezan con su bendición y apoyo a Batista en 1952. Desde el siglo XIX ha sido así, y perdón si parezco demasiado “muelero”. El desenlace revolucionario era inadmisible y su aplastamiento un patrón recurrente de parte de la política de Estados Unidos, con excepción del paréntesis representado por la Administración Carter y los dos últimos años de la segunda Administración Obama, con todas sus limitaciones en el proceso de normalización apenas iniciado.

Se reprocha a Cuba que hiciera fracasar la negociación iniciada por iniciativa de Kissinger en 1974 al intervenir en el conflicto de Angola. ¡Falacia mayúscula! No entro en pormenores. Hacía muy poco tiempo que Estados Unidos venía de cometer el gran crimen de la asonada golpista en Chile y ahora orquestaba una enorme operación encubierta para impedir el triunfo del MPLA en Angola, con toda clase de asesores, armamentos, millones de financiamiento y mentiras, según quedó demostrado en el famoso libro del jefe de la estación en Zaire, a cargo de dicha operación, John Stockwell. ¿Ayudar al MPLA para arruinar la exploración diplomática? Nada de eso; semejante ayuda fue un ejercicio de soberanía en defensa de amigos y hermanos desde hacía 15 años y en respuesta legítima a una agresión más de Estados Unidos. La OUA y el Movimiento de los No Alineados apoyaron y reconocieron como legítima la acción de Cuba. Otra prueba evidente fue la receptividad de Cuba y de la Administración Carter para dar los primeros pasos hacia una normalización sin aceptar ningún chantaje que implicara renunciar al apoyo a Angola.

Y acto seguido, ¿de quién partió la iniciativa para normalizar las relaciones e intercambios con la comunidad cubana exiliada en Miami si no fue de Cuba? Bernardo Benes, lo atestigua irrefutablemente, así como el señor Brzezinski, asesor de Seguridad Nacional con Carter arruinaría posteriormente cualquier avance ulterior. Y si nuestros lectores quieren mayor documentación para determinar de parte de quién estuvieron los errores, será muy útil la lectura de Back Channel to Cuba, de los autores Kornbluh y LeoGrande.

¿Y acaso no fueron “errores” mayúsculos los episodios de Granada, todas las maniobras mediante el “linkage” para aislar a Cuba de cualquier negociación en torno a Angola? ¿Y acaso no fueron las acciones defensivas de Cuba y Angola las que forzaron el desenlace político-diplomático que cambiaría en su totalidad la geopolítica en el sur de África y el fin del Apartheid? Repito: los mayores errores van a la cuenta de las políticas de injerencia y agresión de parte de Estados Unidos.

Fuente: http://cubaposible.com/conflicto-nacional-1959-1965-dialogos-domingo-amuchastegui/

https://www.rebelion.org/noticia.php?id=222404

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s